Público
Público

El Vicepresidente egipcio dice que la idea de un golpe de Estado es "irracional"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El vicepresidente egipcio, Omar Suleiman, dijo hoy que el diálogo es el único camino para salir en paz de la crisis que vive Egipto y agregó que la otra opción es un golpe de Estado, algo que calificó de "irracional y desmedido".

Suleiman hizo sus declaraciones en una reunión con editores de diarios egipcios, tanto gubernamentales como independientes, según reseñó la agencia oficial MENA.

"La otra alternativa es que se produzca un golpe de Estado, y nosotros deseamos evitar llegar a un golpe de Estado, porque es un paso apresurado, irracional y desmedido, y eso es a lo que no queremos llegar para preservar los progresos del país", subrayó el vicepresidente.

Asimismo, dijo que la palabra "al rahil" (la partida), que corean los manifestantes para exigir la salida del poder del presidente egipcio, Hosni Mubarak, supone algo "que va contra la conducta del pueblo egipcio, que siente un gran respeto por su presidente".

También, aseguró que esa palabra es denigrante no sólo para el presidente, sino también para todo el pueblo, y recordó que Mubarak es uno de los héroes de la guerra de octubre de 1973 contra Israel.

"No podemos olvidar nuestra historia o perderla", destacó el vicepresidente, a quien Mubarak designó para ese cargo el pasado 29 de enero, después de mantener vacante ese puesto por treinta años.

Suleiman señaló que el diálogo prosigue con los jóvenes y las fuerzas políticas para poner fin a la actual crisis, y remarcó "que no se pondrá fin al régimen ni tampoco se producirá un golpe de Estado, porque esto significa un caos que podría llevar al país a lo desconocido".

También, Suleiman aseguró que el primer ministro, Ahmed Chafiq, y el resto del Gobierno despliegan grandes esfuerzos para satisfacer las demandas populares y retornar la normalidad después de la parálisis que afectó los servicios públicos como bancos, escuelas y medios de transporte.

En ese sentido, indicó que el gran número de manifestantes en la plaza de Tahrir, en el centro de El Cairo, y lo que emiten algunos canales de televisión que denigran a Egipto hacen que la gente dude en acudir a sus trabajos.

"Nosotros no podemos soportar largo tiempo esta situación, por lo que se le debe poner fin lo más pronto posible", insistió, según MENA.