Público
Público

Vicepresidente "rockero" argentino afronta el desafío de reemplazar a Fernández

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El vicepresidente argentino, Amado Boudou, que ganó popularidad con su perfil "rockero", asumió hoy durante veinte días la jefatura de Estado, un hecho inédito en la historia reciente del país, que constituye una "prueba de fuego" para este economista de 48 años.

Apenas 25 días después de asumir como vicepresidente, Boudou reemplazará hasta el próximo 24 de enero a la mandataria Cristina Fernández, quien hoy se ha sometido a una operación de cáncer de tiroides.

Se trata de la primera vez en la historia reciente del país que un vicepresidente ocupará durante tres semanas la jefatura de Estado por enfermedad del presidente.

Para encontrar un antecedente similar hay que remontarse a 1913, cuando el entonces mandatario, Roque Sáenz Peña, pidió licencia por enfermedad y fue reemplazado por el vicepresidente Victorino de la Plaza, quien gobernó finalmente hasta 1916 por la muerte del jefe de Estado en 1914.

Boudou supo ganarse la confianza de Fernández durante su gestión como ministro de Economía, entre 2009 y 2011, aunque se formó en el CEMA, cuna de los economistas de la ortodoxia neoliberal del país, y dio sus primeros pasos políticos en una agrupación de centroderecha adversaria del gobernante peronismo.

Definido como un "soldado" de Cristina Fernández, "Aimé", como le conocen sus allegados, es un "amante de la buena vida", residente en el barrio más elitista de Buenos Aires y ganó popularidad en los últimos tiempos por su afición a las motos y al rock, lo que explotó durante la campaña electoral del pasado año encabezando varios recitales con su guitarra eléctrica.

"Boudou viene de otra vertiente política, de otra formación ideológica, y su ejercicio durante estos días va estar siendo escrutado por miles de ojos del kirchnerismo", facción del peronismo liderado por la mandataria, esposa y sucesora del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007), señaló a Efe el director de la consultora Polilat, Jorge Arias.

El vicepresidente, agregó el analista, "mantendrá los lineamientos del Gobierno y consultará sus decisiones" con Fernández o su entorno más cercano, aunque habrá que ver "si su accionar recibe la aprobación" de los más férreos oficialistas.

Boudou manejará el país desde una oficina del Banco Nación, a pocos metros de la Casa Rosada, ya que su despacho en la sede del Gobierno está en reparaciones.

En su agenda para los próximos 20 días, la retirada de subsidios a servicios básicos que afecta a unos 270.000 usuarios, el distanciamiento entre el Gobierno y el poderoso líder de la Central General de Trabajadores, Hugo Moyano, y los conflictos que afectan a varias provincias gobernadas por el oficialismo.

"No le va a resultar fácil pasar por el filtro de los fundamentalistas del kirchnerismo. Son personalidades diferentes, Cristina Fernández está concentrada en la gestión y personifica el modelo que encabeza, pero Boudou es un hombre menos comprometido con la gestión política", opinó Arias.

"¡Guarda (cuidado) con lo que haces!", le dijo con sorna Fernández la semana pasada en su primera aparición de la mandataria tras hacerse pública su enfermedad.

Fernández, que el pasado 10 de diciembre asumió su segundo mandato después de un aplastante triunfo en los comicios con el 54 por ciento de los votos, subrayó la importancia de que el presidente y el vicepresidente piensen "de la misma manera", en alusión al enfrentamiento que mantuvo durante su primera legislatura con el exvicepresidente Julio Cobos.

A pesar de su afinidad con la presidenta, Boudou será seguido muy de cerca por el círculo más próximo a Fernández, integrado, entre otros, por el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, el secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini, y el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido.