Público
Público

Víctimas de abusos exigen en Londres a la Iglesia católica que tome "medidas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo de personas de diversas partes del mundo que afirman que fueron víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos pidieron hoy en Londres a la Iglesia Católica que adopte "medidas" contra los agresores para "reparar" el sufrimiento que causaron.

Cuando tan sólo falta un día para la visita de Estado que Benedicto XVI realizará a Reino Unido, personas que sufrieron abusos en su infancia por curas compartieron hoy en la capital británica sus testimonios desgarradores, en primera persona, para exigir "justicia" al clero.

"Necesitamos que el Papa diga que entregará toda la información que tiene sobre los curas agresores dondequiera que estén en el mundo. Esta información se entregará a las autoridades de los países donde esas personas están siendo protegidas", dijo Peter Saunders, el consejero ejecutivo de la organización NAPAC (Asociación Nacional para personas agredidas en su infancia).

Saunders afirmó que el propósito de este grupo de víctimas, procedentes de distintas partes del mundo, era enviar "un mensaje" al Papa y a los millones de católicos del mundo, a raíz de las revelaciones de abusos destapadas en los últimos meses por la prensa.

El portavoz de NAPAC, que se confesó él mismo víctima de abusos en su infancia por dos sacerdotes de Wimbledon (Londres), lamentó la "falta de apoyos".

"No nos están ayudando, no estamos recibiendo los apoyos que nuestras organizaciones necesitan. Necesitamos recursos porque hay miles de personas como nosotros", recordó.

Saunders advirtió de que "una visita como ésta va a hacer que muchas personas revivan recuerdos muy dolorosos".

El consejero delegado de la citada organización anunció que este grupo de víctimas desea aprovechar la visita del Papa para entregarle un libro en el que se recopilan casos de abusos de niños.

Por su parte, la inglesa Sue Cox, quien dice que víctima de los abusos, se confesó "realmente ofendida" ante esta visita de Estado del Santo Padre.

"Me llevó muchísimo tiempo recuperarme de los efectos de la Iglesia católica", relató esta mujer que reniega hoy de esta institución.

Cox detalló los abusos que sufrió cuando sólo tenía diez años por un cura y lamentó que las agresiones sexuales de miembros del clero a niños conllevan "encubrimiento".

Ese episodio dijo que le ocasionó numerosos problemas durante su infancia y adolescencia además de acarrearle durante años sentimientos de "culpa" y "vergüenza".

"Creo que estoy de sobra cualificada para dar mi opinión sobre la visita del Papa: Estoy absolutamente indignada por la actitud de la Iglesia y encuentro realmente insultante esta visita", manifestó.

Por otro lado, Margaret Kennedy, de la asociación MACSAS (Grupo de apoyo a hombres y mujeres cristianos que han sido víctimas de abusos sexuales), reiteró que los supervivientes quieren "justicia y verdad".

Además de Cox y Kennedy, compartieron sus experiencias el australiano Mark Fabbro y el escocés Chris Daly, este último agredido por monjas cuando era un niño mediante "formas brutales de castigo".