Público
Público

Las víctimas del metro de Valencia reabren su causa a golpe de Youtube

Un documental vuelve a poner de actualidad un escándalo político del gobierno de Francisco Camps que Alberto Fabra no parece querer subsanar. El accidente, en 2006, causó 43 muertos y 47 heridos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'No se pueden poner en tela de juicio todas las actuaciones que sirvieron para demostrar que lo que sucedió fue un accidente'. Con esas palabras, casi 2.500 días después del accidente de metro más grave sucedido en España -costó la vida a 43 personas y dejó heridas a otras 47-, el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, trató el pasado jueves de tirar tierra de nuevo sobre el siniestro, la no asunción de cualquier responsabilidad por parte de la Generalitat respecto a lo sucedido y las múltiples irregularidades que rodearon a su investigación.

El motivo, un documental por entregas impulsado por la asociación de víctimas que, recopilando todas las revelaciones periodísticas conocidas desde el trágico suceso, ha puesto de nuevo de manifiesto cómo el gobierno entonces presidido por Francisco Camps conspiró para silenciar la catástrofe; tanto a través de los medios de comunicación bajo su control  (Radio Televisión Valenciana), como manipulando los testimonios de la comisión de investigación; e incluso -como han denunciado algunos familiares de los fallecidos- tratando de comprar su silencio a cambio de puestos de trabajo.

Todo esto aparece recogido por ahora en tres vídeos (aparecerán tres más en los próximos meses) que ya han recibido decenas de miles de visitas y que la Asociación Víctimas del Metro 3 de julio (AVM3J) ha ido estrenando mensualmente en su web, coincidiendo con las concentraciones que los familiares hacen en memoria de sus víctimas y reclamando al gobierno que ponga los medios a su alcance para conocer la verdad de lo sucedido. Su salida ha provocado el regreso del suceso a la agenda política y dos respuestas del gobierno en los últimos días. Sin embargo, pese a reverdecer los viejos escándalos, hasta ahora no ha sido eficaz para que se produzca el movimiento político deseado por los familiares de las víctimas.

'Reabrir la vía judicial es imposible, porque el tema ya está prescrito, pero políticamente sí queremos que cambien las voluntades', apunta Beatriz Garrote, presidenta de la AVM3J. 'Nosotros en su día creímos que con el cambio de gobierno habría una oportunidad, pero tras reunirnos con Fabra vimos que esa oportunidad no existía. Sin embargo, las posteriores revelaciones -la manipulación de los testimonios de la comisión de investigación o el reciente descubrimiento de un expediente interno previo al accidente reconociendo que las medidas de seguridad estaban obsoletas- nos parecen suficiente motivo como para que la versión oficial cambie. Desgraciadamente, la postura del gobierno consiste en no retroceder ni un milímetro, ni reconocer ningún error; imagino que porque es algo muy raro en un político español reconocer que se equivocó en algo, y ya dimitir ni te cuento'.

Para lo que han ayudado hasta ahora los vídeos, según Garrote, es para la difusión de las irregularidades. 'La invisibilidad que hemos tenido como colectivo y como suceso en general, no la han padecido casos como Madrid Arena o El Carmel, a pesar de la diferencia en el número de pérdidas humanas', cuenta. Esto fue posible, según Garrote, por dos motivos. Por un lado, el momento en que se produjeron los sucesos. 'En 2006 esto era el país de jauja y daba igual hasta la corrupción, aunque entonces ya había casos, y el accidente de metro obligaba a mirar a un lugar donde la sociedad no quería mirar, mientras que ahora, con la crisis, toda decisión política se mira con lupa', apunta. Por otro, la discriminación informativa geográfica: 'Madrid es Madrid, y Barcelona, Barcelona, mientras que Valencia es provincias'.

Confiando quizás en que el vacío informativo engulla de nuevo lo sucedido, Alberto Fabra reincidió el jueves en sede parlamentaria en el mantra que los vídeos desmienten. 'La administración supo estar y estuvo al lado de las víctimas', declaró emulando a su predecesor y ofendiendo -de manera consciente o no- a los afectados. 'Es una experiencia muy dolorosa para los compañeros que asisten a estos actos en que se debate sobre lo sucedido. Y es habitual necesitar un tiempo para recuperarse, porque te deja muy hundido que unas personas que están ahí para defender tus derechos hagan demagogia con algo que ellos saben que es mentira', explica Garrote, que añade que, a título personal, lo que le preocupa es si la ciudadanía lo creerá. '¿De escucharlo tantas veces se convierte una mentira en una verdad?', se pregunta.

Por lo pronto, los vídeos siguen recordando las irregularidades en torno al siniestro y más de una actuación política que desencadenaría dimisiones en democracias cercanas, mientras los familiares de las víctimas siguen reclamando una comisión 'con garantías' para que se sepa lo que sucedió realmente dentro de las posibilidades que permita el tiempo transcurrido. 'Aunque ahora, con los cambios en la administración no se pueda en muchos casos depurar responsabilidades, sí queremos que se creen mecanismos en la sociedad para que las víctimas de un suceso como este no tengan que estar batallando durante años para conocer la verdad', añade Garrote.

Eso es lo que desean las víctimas, aunque Fabra reincidió el pasado jueves, desde la tribuna de Les Corts Valencianes, en que el caso está cerrado. Sentado detrás de él, el antiguo consejero del gobierno de Francisco Camps, Juan Cotino -que según recogen en los vídeos algunos testimonios de las víctimas acudió a sus casas tras el accidente para tratar de comprar su silencio-, continuó ejerciendo con total normalidad la presidencia de la cámara autonómica.

A la espera de los tresJ) últimos vídeos que completen el trabajo de 0responsables, el programa de La Sexta Salvados recogerá el próximo domingo el testigo de este trabajo. 'Del accidente del Metro de Valencia hay muy pocas personas que se acuerdan', apunta el equipo del programa en la promoción del espacio El Metro de Valencia. El accidente silenciado, que, como reconoció el propio Jordi Évole a través de su cuenta en Twitter, es deudor de estos documentales: 'El Salvados del Metro de Valencia no hubiese sido posible sin los compañeros de @barretfilms que están al frente del docu @0responsables'.