Público
Público

Victoria Abril volverá a ser Gloria Duque con Agustín Díaz Yanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Victoria Abril volverá a ser la prostituta Gloria Duque en la nueva película de Agustín Díaz Yanes, "Sólo quiero caminar", que, según confesó a Efe la actriz, es "como una continuación de 'Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto'" (1995), por la que ganó un Goya y la Concha de Plata en San Sebastián.

La actriz abandonaba París, ciudad en la que reside, para presentar hoy en Madrid "Óscar, una pasión surrealista", la cinta de Lucas Fernández que la rescata para el cine español tras su papel en "El camino de los ingleses", de Antonio Banderas, y adelantó que próximamente viajará a México para comenzar el rodaje a las órdenes de Díaz Yanes, que terminará en mayo.

"Es la historia de cuatro amigas, cuatro mujeronas, y yo volveré a ser Gloria Duque, por lo que estoy tranquilísima", comentaba la actriz sobre uno de sus viejos personajes.

Aunque asegura que en la actualidad es la música lo que le hace "sentir el deseo del público", la actriz tiene en cartera bastantes proyectos cinematográficos, tras superar "un socavón que se pasa en los cuarenta, en el que hay pocos papeles y sólo de amargada o de mala".

"Me encanta hacer de mala, me divierte mucho, pero a las malas se las odia y a mi también me gusta que me quieran", bromea la artista, que en el último año no ha disfrutado "ni un sólo día de vacaciones" debido a los rodajes de cinco películas que se estrenarán a lo largo de 2008.

La primera de ellas es "Óscar, una pasión surrealista", una cinta del debutante Lucas Fernández, que recuerda la intensa vida del pintor canario Oscar Domínguez, "una de las bases del movimiento surrealista francés".

En este filme, en el que comparte protagonismo con Emma Suárez, el portugués Joaquim Almeida y el cubano Jorge Perugorría, Victoria Abril interpreta "una historia paralela, a caballo entre la ficción y la realidad", sobre la vida de Ana, una abogada a la que le diagnostican un tumor cerebral terminal.

"Es lo más fuerte a lo que me he tenido que enfrentar nunca interpretando -asegura la actriz- porque que te digan que te quedan tres meses es muy duro. Y seguramente si me ocurriera a mí yo reaccionaría igual, porque no me aterra la idea de la muerte, sino el morir aullando de dolor. Ya es hora de que, además del derecho a la vida, logremos el derecho a una muerte digna", declara.

A esta cinta, que llegará a la cartelera española el 22 de febrero, le seguirá un trabajo junto a la catalana Dolores Payás que podría titularse "¿Le gusta el chile?" o -comenta- "Como nunca".

Mientras llegan a la cartelera estos estrenos, sigue con una agenda musical "trufada de conciertos en los próximos años" con su segundo disco "Olalá", en el que da "aire flamenquito a canciones de amor francesas".

Este trabajo, que espera sacar en España en septiembre, comenzó como "una forma de dar las gracias" al público galo que, según cuenta, "se volcó en los conciertos y en comprar "Pucheros" -su primer álbum- y se quedaba con la boca abierta al escuchar en los bises sus canciones de siempre con otros ritmos. Era como ver Cádiz desde la Torre Eiffel", concluyó.

"Olalá" también es el responsable de que aparque el proyecto de "Interlocal", su próximo disco en el que por fin tendrá composiciones propias, y en el que asegura que quiere "buscar los ritmos del planeta".