Público
Público

Victoria Galardi "roba" hechos y conversaciones de la vida real para sus películas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La directora argentina Victoria Galardi, que compite en la sección oficial del Festival de San Sebastián con "Cerro Bayo", asegura que roba continuamente hechos y conversaciones de la vida que incorpora a sus películas para hacerlas más naturales.

En una entrevista con cuatro medios de comunicación, entre ellos Efe, la realizadora explica que está muy atenta a lo que sucede a su alrededor porque de ahí nacen los personajes y de éstos las ideas para las películas.

Para ello, se apropia de lo que escucha.

Algunas veces de "las mesas familiares, otras de las mesas con amigos, otras de las mesas que no son las mías, que son las de al lado. Está muy bien robar de la vida todo el tiempo".

Lo ha hecho durante sus años como guionista y lo sigue haciendo en su faceta de realizadora, porque le gusta "escuchar a la gente".

"Sobre todo para escribir diálogos que parezcan totalmente naturales, que parezcan realmente conversaciones interrumpidas, como es en la vida", explica la argentina, que afirma muy seria que cuando va a robar "mucho, mucho, mucho", entonces pide permiso a quien haya dicho la frase o lo que le haya llamado la atención.

A partir de ahí forma un personaje y a través de él o ellos, la película.

Un estilo que siempre ha utilizado al escribir guiones.

Unos guiones que sintió la necesidad de llevar ella al cine porque algunos de los que había escrito no le gustaba como quedaban cuando se convertían en películas, bien porque no elegían a los actores ella había pensado o porque los diálogos estaban cambiados o porque se había cambiado el tono y el resultado era un filme diferente.

"Empecé a dirigir casi por conservar mis guiones, creo que nunca podría dirigir material de otro", explica Galardi, que asegura disfrutar más de la escritura que del rodaje.

Por ello, sus personajes están muy dibujados y sobre ellos construye una estructura en la que siempre incluye la risa, aunque el tema de fondo sea dramático.

"Me gusta reírme de las tragedias", asegura la directora. "También me parece la manera de sobrellevar la vida, de no tomarme la vida muy en serio".

Un humor negro que refleja en "Cerro Bayo", la historia de los miembros de una familia que se enfrentan al intento fallido de suicidio por parte de Juana Keller, la matriarca.

Historia que se desarrolla en la Patagonia, la zona donde Galardi creció y conoce muy bien.

"Siempre me parecía un lugar muy lindo la Patagonia para retratarlo, pero no quería hacer películas que ya se han visto y que son muy buenas, con una Patagonia casi desolada y personajes muy solitarios".

Su intención ha sido "contar esa Patagonia un poco bizarra, de pueblo, de gente que concursa para ser la reina y donde los chicos fuman porros porque se aburren y procrean a los 20 años y hay un índice alto de suicidio porque llueve cuatro meses al año sin parar".

Para ello ha buscado el antagonismo entre la belleza del paisaje y lo particulares que son las personas de la zona -"incluida mi familia", agrega entre risas-.

Un filme con el que espera haber logrado contar algo más universal y no quedarse en una historia localista.

Porque, aunque reconoce que "es bueno hablar de lo que uno conoce", también señala que desde el punto de partida al resultado final se construye una historia totalmente diferente.

"Cerro Bayo" consiguió ayer el premio "Otra mirada", que otorga TVE dentro del Festival de Cine de San Sebastián a los filmes sobre el universo de las mujeres.

Opta también al premio Nuevos Directores, y a los galardones de la sección oficial, incluida la Concha de Oro.

La directora señala divertida que estaría bien llevarse "una concha a Argentina, que tiene otro significado allí" (vulgarmente se llama así al aparato genital femenino).

Alicia García de Francisco