Publicado: 10.05.2014 09:47 |Actualizado: 10.05.2014 09:47

Un vídeo para desmontar las mentiras de la versión oficial sobre la tragedia de Ceuta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

Un grupo de activistas ha procesado las imágenes oficiales de lo acontecido el pasado 6 de febrero en la playa ceutí de El Tarajal, cuando 15 migrantes fallecieron intentando alcanzar a nado suelo español, para desmontar, según dicen, "las mentiras" de la versión del Ministerio del Interior, especialmente en lo relativo a los disparos de pelotas de goma que efectuaron los agentes de la Guardia Civil desplegados en la zona.

El vídeo, de 17 minutos de duración, se sirve de las imágenes grabadas por una cámara térmica situada a 5.400 metros del espigón, que permite apreciar de modo frontal el desarrollo de los acontecimientos desde que el grupo de migrantes se echa al mar hasta que un total de 23 llegan a la playa española. En el análisis, cuyas conclusiones se detallan en un informe, han intervenido tanto un topógrafo como un especialista en seguridad.

Sirviéndose del zoom en determinadas secuencias y apoyándose tanto en las informaciones oficiales como en los datos disponibles sobre la marea aquella mañana y mapas satélite de la zona, concluye que los agentes dispararon pelotas de goma contra los inmigrantes a menos de 25 metros de distancia, el mínimo reglamentario, contra la versión del Ministerio del Interior.

En total, localiza 16 "disparos de riesgo" de este tipo, es decir, impactos de pelotas de goma en el mar y junto al espigón al lado de personas que intentaban mantenerse a flote. Además, destaca dos momentos de la grabación oficial en los que se aprecia cómo hay migrantes saliendo del agua apoyándose en las rocas que son repelidos por un agente. "Se mueve violentamente, parece aporrear a los migrantes que se sujetan al espigón", dicen en el informe preeliminar sobre el vídeo.

Uno de los autores, que prefiere mantener el anonimato, llama la atención sobre otros asuntos. Así, explica que en sede parlamentaria el ministro Jorge Fernández Díaz y el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, negaron que se efectuaran disparos desde la embarcación española que se encontraba en aquel momento en el agua.

"Hicieron un ejercicio de prestidigitación porque en sus respuestas lo negaron alegando que las embarcaciones semirrígidas de la Guardia Civil no llevan ese equipamiento. El problema es que no era una embarcación semirrígida, sino una rígida: una patrullera", plantea el activista, para quien los portavoces de los grupos parlamentarios que asistieron a la comparecencia "no fueron diligentes", pues no repararon en este tipo de detalles.

Han remitido el vídeo procesado a los portavoces parlamentarios de la Comisión de Interior del Congreso   En cuanto a la devolución sobre la marcha a Marruecos de las 23 personas que consiguieron alcanzar la playa española, el vídeo aporta, junto a las imágenes ya conocidas del grupo acordonado por la Guardia Civil guiado a suelo de Marruecos, un extracto de la declaración judicial que realizó en calidad de testigo el Capitán destacado aquel día en el Tarajal, que preguntado por el número de inmigrantes que habían conseguido entrar en España, dijo 23, dando así por sentado que alcanzaron territorio nacional.

Otro de los asuntos que plantea el vídeo es la posibilidad de que el estado de la marea no tuviera nada que ver con los ahogamientos, ya que, conforme los datos del Ministerio de Fomento al respecto que han recogido los activistas, aquel día la altura máxima debía ser, con mucho, de 1,72 centímetros, es decir, relativamente fácil de superar sin necesidad de nadar, agarrándose como estaba haciendo el primer grupo de migrantes a las piedras del espigón.

El grupo de activistas ha remitido el vídeo procesado a los portavoces parlamentarios de la Comisión de Interior del Congreso con objetivo de que, a la vista de los resultados, vuelvan a solicitar la comparecencia del ministro del Interior y le exijan explicaciones.

En paralelo, el Juzgado de Instrucción número 6 de la ciudad de Ceuta mantiene abiertas las diligencias sobre el fallecimiento de los migrantes cuyos cuerpos fueron rescatados en aguas españolas, un total de cinco. La magistrada la cargo ha emitido una Comisión Rogatoria a Marruecos para recabar los informes de autopsias de los cadáveres recuperados en su territorio, pero aún no ha recibido ninguna documentación.