Publicado: 13.02.2014 18:07 |Actualizado: 13.02.2014 18:07

Los vigilantes amenazan con una huelga que dejaría sin seguridad los edificios públicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un millar de vigilantes de seguridad privada de toda España, que integran la denominada Marea Negra, se ha concentrado esta mañana en la madrileña Puerta del Sol para exigir a la patronal que cumpla el convenio colectivo ya pactado. Si no cumplen esta exigencia de mínimos, estos trabajadores convocarán una huelga, lo que dejaría sin seguridad edificios públicos como los juzgados.

Vestidos completamente de negro y sin banderas sindicales, el colectivo ha querido escenificar en Sol su protesta para expresar su malestar contra la patronal por descolgarse del convenio colectivo renegociado el pasado año. Algunas de las pancartas que portan los vigilantes rezan: "Seguridad privada, seguridad esclava". Rafael Saldaña, del Sindicato Libre de Seguridad, ha explicado que la protesta se realiza para denunciar la inaplicación del convenio colectivo.

"Ya hicimos un esfuerzo con la contención salarial el pasado año. Tenemos congelados los salarios desde hace cinco años. Este año nos corresponden la acumulación de subidas y nos dicen ahora que tenemos que renegociar", ha denunciado. Por ello, ha reseñado que el colectivo está "indignado", ya que todo esto lleva a la precariedad laboral. "Esto está empezando. A ver hasta dónde quieren llegar", ha señalado el sindicalista, quien ha advertido que no descartan una huelga, lo que supondría una ausencia de seguridad en edificios públicos como los juzgados de la región.

Además, ha señalado que "se trata de un grave riesgo para todo el sector porque se rompe el convenio estatal y se quiere tirar por los convenios de empresas, acogiéndose a reforma laboral, lo que nos va a afectar de forma muy directa. Reclamamos lo que se nos debe, lo que es nuestro".

Por su parte, el responsable estatal de seguridad privada de UGT, Rafael Centeno, señaló la pasada semana a Europa Press que los propios sindicatos eran conscientes de que el actual convenio, hasta 2015, incluía una subida salarial del 5 % "inviable" para las empresas, por lo que se avinieron a iniciar negociaciones para fijar "una subida razonable".

"Estábamos cerca de una subida del 1,8 % para 2014", pero los últimos cambios normativos en los que se contemplan incrementos de costes en actividades relacionadas con la seguridad privada condujeron a la patronal a proponer una congelación de sueldo durante cuatro años, explicó. Este cambio de escenario provocó la ruptura de las negociaciones y ha hecho que la patronal "esté utilizando la reforma en toda su carga de profundidad", con la presentación de expedientes de regulación de empleo o descuelgues del convenio en cuanto se producen previsiones de pérdidas, señaló Centeno.

UGT consideración que, con esta nueva posición empresarial, el sector se asoma a su "destrucción total" y reclama ahora no solo recuperar las negociaciones, sino partir de nuevo de la situación inicial, en la que se fijan subidas salariales del 5%.