Público
Público

"Vigilia" de Greenpeace por quienes denunciaron el contrabando de carne de ballena

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una treintena de miembros de Greenpeace han realizado hoy una vigilia frente a la embajada de Japón, en apoyo de Junichi Sato y Toru Suzuki, los dos activistas de la organización imputados por "destapar" un caso de contrabando de carne de ballena.

Desde las 5.00 hasta 7.30 horas, los activistas han encendido velas y portado pancartas frente a la legación nipona, con las leyendas "Protección a las ballenas" y "Justicia para Junichi Sato y Toru Suzuki".

La vigilia ha terminado cuando se ha dado a conocer la sentencia de estas personas, más conocidas como los "Tokyo Two", que han sido halladas culpables de robar carne de ballena y condenados a un año de prisión, aunque el tribunal de Aomori (norte de Japón) ha conmutado la pena por tres años en libertad condicional.

En 2008, los miembros de Greenpeace robaron una caja con 23 kilos de carne de ballena capturada por un ballenero, traspasando los límites de una propiedad privada, para demostrar que los cetáceos eran cazados con fines comerciales y no científicos.

En declaraciones a Efeverde, la responsable de la campaña Océanos de Greenpeace España, Celia Ojeda, ha dicho que el fallo judicial es positivo dado que estas personas no pisarán la cárcel, pero negativo ya que, en vez de juzgarse a los culpables de un delito, se castiga a quienes lo denuncian.

"Dos personas que defienden el medio ambiente y denuncian el tráfico de ballena, un escándalo en el que están implicados el Gobierno japonés y las empresas balleneras, son condenados a tres años de libertad condicional y, en caso de cometer una nueva infracción, entrarán en prisión", ha añadido.

A partir de noviembre, la flota ballenera nipona volverá a salir a faenar, "saltándose las reglas y riéndose de la Comisión Ballenera Internacional", ha añadido Ojeda, cuya organización lleva años denunciando que el programa de "caza científica japonés" -financiado con fondos públicos- encubre la caza comercial de estos animales.

Junichi y Toru investigaron el contrabando de carne de ballena procedente de "la supuesta caza científica".

Tras meses de documentación y contacto con informadores anónimos de la industria ballenera, interceptaron una caja destinada a un tripulante del barco ballenero Nisshin Maru etiquetada como "cartón" pero que contenía carne de ballena.

Esta prueba fue entregada al fiscal, junto con toda la documentación recopilada, y se inició una investigación oficial.

Poco después, ambos activistas fueron detenidos bajo los cargos de robo y allanamiento y se abandonó la investigación sobre la industria ballenera.

Durante 23 días, según Greenpeace, fueron interrogados atados a una silla y sin la presencia de su abogado.