Público
Público

Villepin, dispuesto a contribuir a aclarar la verdad del caso Clearstream

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ex primer ministro francés, Dominique de Villepin, aseguró hoy que está dispuesto a aportar su contribución para que se aclare toda la verdad del caso Clearstream, por el que hoy presta declaración en calidad de acusado.

Antes de comparecer ante el tribunal que juzga esta trama de montajes con fines políticos, Villepin dijo a la prensa que su objetivo es aportar todo lo que pueda para desmontar todas las "mentiras y manipulaciones" que rodean este caso, en el que el presidente Nicolas Sarkozy se presenta como víctima.

"Estoy contento de poder aportar hoy mi contribución para que emerja la verdad", precisó.

El ex primer ministro francés fue llamado a declarar para tratar de esclarecer hasta qué punto estaba al tanto o no de la elaboración de listas falsas de titulares de cuentas sospechosas en la sociedad luxemburguesa Clearstream.

En esas lista aparecía el nombre de Nicolas Sarkozy, así como el de muchas otras personalidades políticas, del mundo económico, de los medios de comunicación e incluso el de la actriz, Laeticia Casta.

Sarkozy decidió entonces personarse como acusación particular, algo que cuestionó al inicio del juicio la defensa de Villepin, argumentando que por el hecho de ser jefe de Estado puede ejercer presiones sobre la justicia.

El ahora presidente dejó claro, sin embargo, que no está dispuesto a retirarse del proceso, alegando que todavía no era presidente cuando tomó la decisión de querellarse en una trama que, en su opinión, se montó para desprestigiarle e impedir que pudiera acceder a la presidencia de la República.

Los hechos que se juzgan en este caso se remontan a comienzos de 2004, cuando Villepin -entonces ministro de Exteriores- encargó una investigación a un general de los servicios secretos sobre los listados de decenas de personas titulares de cuentas en la sociedad de pagos luxemburguesa Clearstream.

Villepin, al parecer, no advirtió a Sarkozy, que también era ministro en ese momento en el Gobierno del presidente Jacques Chirac, de que su nombre estaba en las famosas listas, que pronto se demostró que eran falsas.