Público
Público

Vinculan el alcohol con una mejor supervivencia tras un infarto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las mujeres que tomaban desde unas pocasbebidas alcohólicas al mes hasta más de tres copas a la semanadurante el año previo a sufrir un ataque al corazón acabaronviviendo más que aquellas que nunca bebían alcohol, segúnindica un estudio estadounidense.

Los resultados, que se centraron en más de 1.000 mujeres yfueron publicados en American Journal of Cardiology, se suman ala creciente evidencia de que el alcohol, independientementedel tipo de bebida, puede ser bueno para el corazón.

"Una cosa interesante fue que no vimos diferencias entredistintos tipos de bebidas", dijo Joshua Rosenbloom, estudiantede la Facultad de Medicina de Harvard que dirigió el estudio.

"Esta última evidencia sugiere que es el alcohol en símismo el que es beneficioso", añadió.

Había un riesgo igualmente reducido de morir en el períodode seguimiento si las mujeres bebían vino, cerveza o bebidasalcohólicas de alta graduación, según concluyeron Rosenbloom ysus colegas.

"Una bebida al día es un objetivo realmente bueno,asumiendo que una persona pueda ser disciplinada al respecto",dijo James O'Keefe, cardiólogo del Sistema de Salud de St. Lukeen Kansas City, Missouri, quien no participó en el estudio.

Los investigadores examinaron a más de 1.200 mujereshospitalizadas por un ataque cardíaco. Les preguntaron cuántasbebidas alcohólicas consumían habitualmente, junto con otraspreguntas sobre salud y estilo de vida.

Después de al menos 10 años de seguimiento, el equipodescubrió que 44 de cada 100 mujeres que eran abstemias habíanmuerto, comparado con 25 de cada 100 bebedoras ocasionales y 18de cada 100 consumidoras habituales de alcohol.

Esto se tradujo en una probabilidad aproximadamente un 35por ciento menor de morir durante el período de seguimientopara las mujeres que bebían con respecto a las que no lohacían.

En un estudio anterior que incluyó a hombres y mujeres,O'Keefe descubrió que la gente que seguía bebiendomoderadamente después de sufrir un ataque al corazón teníamejor salud que la que era abstemia.

"No es necesario asumir que la gente necesita dejar debeber una vez que desarrolla una enfermedad cardíaca",declaró.

"El problema es que el alcohol es un terreno resbaladizo, yaunque sabemos que un poco es bueno para nosotros, mucho esrealmente malo", agregó O'Keefe.