Público
Público

La violencia contra las mujeres afganas queda impune

Human Rights Watch pide a la comunidad internacional que no olvide sus promesas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Karim, un señor de la guerra afgano, ordenó violar a Sara para vengarse por la negativa del hijo de esta mujer a unirse a su milicia. El marido de Sara la animó a denunciarle, pero pagó su osadía con la muerte. Y no logró que Karim o los tres violadores acabasen entre rejas: su crimen ha quedado impune gracias al indulto presidencial concedido por Hamid Karzai en 2008.

El testimonio de Sara, difundido ayer por Human Rights Watch (HRW) en su informe Tenemos las promesas mundiales: derechos para las mujeres afganas, pone de relieve que ni el Gobierno de Karzai ni la comunidad internacional están protegiendo a las niñas y mujeres afganas de la violencia que se comete contra ellas.

Para revertir la situación, la ONG pide a los países donantes una mayor implicación. 'Ahora que todo el planeta está pendiente de la nueva estrategia de seguridad de la Administración Obama, es necesario asegurarse de que los derechos de las mujeres afganas no se queden en palabras huecas y sean relegados al último lugar de la lista', exige Rachel Raid, investigadora de HRW.

'Con diversas facciones fundamentalistas haciéndose fuertes en el Gobierno, la insurgencia ganando terreno y un diálogo con los talibanes en el horizonte, los avances obtenidos para las niñas y las mujeres en la educación, el trabajo y la libertad de movimientos desde el derrocamiento de los talibanes en 2001 están bajo amenaza', dice el informe de HRW.

Sus advertencias son repetidas por valientes activistas afganas, que arriesgan sus vidas para lograr que se cumpla la igualdad entre sexos recogida en la Constitución. Algunas han sido asesinadas, sin que el Gobierno abra una investigación y persiga a los culpables. 'Recibo muchas amenazas. Algunas veces las denuncio, pero las autoridades me responden que no me gane enemigos, que me calle', admite una diputada.