Publicado: 12.12.2014 19:18 |Actualizado: 12.12.2014 19:18

La violencia contra las mujeres, un fracaso social y político

Es desconcertante comprobar que la violencia de género no disminuye en España y cómo ante ella se han ido estrellando las políticas de los sucesivos gobiernos. &iq

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Los datos son inquietantes: en España uno de cada cinco hombres ejerce algún tipo de violencia contra su pareja y sólo una parte pequeña de estas situaciones se denuncian en los juzgados. La violencia contra las mujeres es además un fenómeno que desborda el ámbito puramente afectivo e implica otros escenarios muy variados. La realidad es que este tipo de violencia no disminuye y en los juzgados se archivan el 55% de las denuncias que se presentan. Todo se agrava cuando en este paisaje desolador se introduce otro factor: las políticas del Gobierno, que ha recortado los presupuestos y los recursos destinados a la protección de la mujer.

¿Estamos ante otro fracaso flagrante del sistema?

Esta es la materia de discusión del debate que se celebrará este lunes día 15 en Público TV a las 19,30 horas y que se podrá seguir en directo desde nuestra página web. El debate será moderado por la escritora Laura Freixas y participarán en él Soledad Murillo, socióloga y miembro del CEDAW de la ONU, Octavio Salazar, profesor de derecho constitucional de la Universidad de Córdoba, Ángeles de la Concha, catedrática de la UNED, Lidia Falcón, escritora, filósofa y periodista y Pablo Llama, miembro de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (AHIGE).

La violencia de género es la cara más brutal del patriarcado y se inserta plenamente en las relaciones de poder. Es un continuum que incluye en un extremo, por ejemplo, la feminización de la pobreza y en el otro el tratamiento del cuerpo de las mujeres en la publicidad. Entre ambos extremos (los señalados son aleatorios) hay una variada casuística que afecta a la socialización de los jóvenes del sexo masculino y también a las mujeres. Desde el momento en que ambos sexos están involucrados, es una violencia que afecta a toda la sociedad. No es un problema "sólo" de las mujeres, aunque ellas sean las principales víctimas.

Esa violencia tiene una característica específica: es la única en la que las víctimas suelen ser las que se avergüenzan y se esconden.

En el fondo del problema emerge "el poder" de la sociedad patriarcal como uno de los ejes explicativos de este fenómeno, ante el que se han ido estrellando sin paliativos las políticas de los sucesivos gobiernos.