Público
Público

Violencia y avaricia cierran una brillante competición de cine en Venecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un thriller violento y con buenas actuaciones, "Texas Killing Fields", de Ami Cannan Mann, y una interesante reflexión sobre el dinero, la avaricia y la crisis económica, "Duo minhjin" (Life without principle"), de Johnnie To, cerraron hoy una brillante competición de la 68 Mostra de Venecia.

Tras proyectarse 23 películas en la sección oficial, Venecia ha recuperado este año un nivel que no mostraba desde hace años.

Y aunque los dos últimos trabajos que optan al León de Oro, que se entrega mañana, quizás no se encuentren entre las mejores de esta edición, no dejan de ser dos propuestas con valores añadidos y buenas interpretaciones.

Jeffrey Dean Morgan es un agradable descubrimiento como un policía que investiga junto a Sam Worthington una serie de asesinatos de mujeres cuyos cadáveres aparecen en una zona de Texas city (cerca de Houston) conocida como "killing fields" (campo de asesinatos).

Junto a ellos una poco aprovechada Jessica Chastain y una niña, Chloé Moretz, que con sólo 12 años durante el rodaje, carga con un enorme peso en la historia.

Basada en hechos reales, Cannan Mann quiso dotar a la película de una atmósfera que atrajera lo suficiente al espectador para que quisiera saber más, pero que también generara un cierto temor ante lo que se pudiera descubrir, según explicó en rueda de prensa.

Una historia que se produjo en una ciudad de 40.000 personas, con víctimas procedentes de todas las clases sociales y en la que no existe una escena del crimen, ya que el punto en común es el lugar en el que se encuentran los cadáveres.

Fueron esos elementos los que hicieron a la directora interesarse por poner en marcha este proyecto, para el que ha contado como productor con su padre, el realizador Michael Mann.

Para él lo interesante de la película es que "se centra en el hecho de que una vida humana puede ser muy fácilmente destruida".

Mientras que su hija destacó el hecho de que en esta historia "las víctimas tienen importancia por sí mismas y no para provocar emociones en otros personajes de la película".

Una película que demuestra el interés de la familia Mann por el hriller. Y aunque Michael Mann negó sentirse fascinado por los crímenes, sí reconoció que se siente atraído por el drama y conflicto que estas historias llevan en su interior.

"No hay mayor fascinación que entrar en un mundo diferente al tuyo y tratar de entenderlo", agregó la directora por su parte.

Un estilo y una historia que nada tiene que ver con la nueva propuesta del honkonguense Johnnie To, "Duo minhjin" ("Life without principle").

To partió de la idea de la crisis mundial para desarrollar una historia con múltiples ramificaciones y en la que varios personajes se ven afectados de una manera u otra por la terrible caída de las bolsas de abril de 2010 debido a la crisis financiera griega,

Un grupo de mafiosos reciclados en el negocio de apuestas por internet, un policía que busca comprar una casa junto a su mujer, una anciana que quiere multiplicar sus ganancias invirtiendo sus pocos ahorros o una empleada de banca que tiene que atraer clientes como sea.

"En estos dos o tres últimos años la gente ha cambiado sus principios. Ahora sólo están interesados en el dinero. La sociedad ha cambiado. Y eso me hace perseguir la avaricia del ser humano", explicó To en rueda de prensa.

Una película inspirada en una situación real, pero a la que ha añadido grandes dosis de humor. "Si no, sería simplemente copiar la realidad", precisó el realizador de Hong Kong, responsable de filmes como "Sparrow", "Election" o "Vengeance".

Menos violencia en su nueva propuesta en la que To ha querido mostrar que bajo el actual sistema mundial establecido, con una apariencia de gente bien educada, siempre hay alguien que trata de engañar a los demás.

Bien rodada y con interpretaciones creíbles, "Duo minhjin" se aleja de los estereotipos del cine asiático con claves de humor negro y una mezcla de géneros poco habitual.

Alicia García de Francisco