Público
Público

Dos virtuosos, Ry Cooder y Nick Lowe, mano a mano en soberbia actuación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Apenas un lacónico "buenas noches" a modo de saludo inicial. No hizo falta más, ya que de expresar se encargaron las guitarras de dos músicos superlativos, Ry Cooder y Nick Lowe, que esta noche han regalado una soberbia actuación en el Palacio de Congresos de Madrid.

En la gira que sirve de presentación para el nuevo trabajo discográfico de Cooder, "Anthology: The UFO has landed", casi 1.500 personas se han reunido para disfrutar de música con mayúsculas, lejos de cualquier artificio visual o sonoro que despistase la atención de la destreza musical ofrecida por ambos artistas.

El grupo ha roto a tocar con "Fool who knows" y la voz raspada de Lowe para, a continuación, dar paso a una "Fool for a cigarette" en la que Cooder, con su personalísimo estilo, ha arrancado los primeros aplausos del público.

La ironía rezumaba con cada palabra de Cooder en "Vigilante man", al tiempo que llegaba el turno del primer rock de la velada: un "Losing boy" que puso a bailar a los cuarentones y cincuentones que, en su gran mayoría, formaban el grueso del respetable.

Empeñados como parecían en ofrecer una lección práctica de guitarra en cada canción, "Chinito chinito", "Crazy 'bout an automobile" y "You gotta pay" dieron buena cuenta de lo que son capaces de hacer con los dedos el guitarrista norteamericano y el músico británico.

Ry Cooder se ha rodeado para esta "tournée" de una banda en la que, además de Lowe, destacan el aseado trabajo en la batería de Joachim Cooder -hijo de Ry-, y la dulce voz de Juliette Commagere, una artista de culto en Estados Unidos que, además de telonera, es la encargada de los coros en los temas de Cooder.

La intimidad y el romanticismo de "Cryin in my sleep" han enlazado con "Down in Hollywood" y "Half a boy & Half a man", un tema compuesto por Lowe en la década de los setenta y que, como él mismo ha bromeado, "fue número uno durante tres gloriosas semanas en... Bélgica". Por lo demás, supuso uno de los grandes momentos de la noche.

Una deliciosa interpretación de "One meat ball" ha dado paso a la singularmente aplaudida "Jesus on the mainline", antes de que la amorosa ranchera "Impossible" abriera la puerta a una apabullante ovación.

Tras retirarse unos instantes, Cooder, Lowe y el resto de sus acompañantes han regresado al escenario para brindar "Little sister" y "Poor man's shangri-la", los dos últimos temas de un portentoso espectáculo.