Público
Público

Un virus infantil común pasa de padres a hijos en el ADN

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Maggie Fox

Un virus que causa una infeccióninfantil universal suele heredarse de padres a hijos, pero noen la sangre sino en el ADN, informaron investigadoresestadounidenses.

Los expertos hallaron que la mayoría de los bebésinfectados con el virus del herpes humano 6 (VHH-6), queproduce la enfermedad llamada roséola, lo tenían integrado ensus cromosomas.

No sólo eso, sino que el padre o la madre también tenía elvirus en los cromosomas, lo que sugiere que se trataría de unatransmisión de línea germinal, es decir a través del óvulo o elespermatozoide.

"Este es realmente un mecanismo único de las infeccionescongénitas", dijo la doctora Caroline Breese Hall, pediatra delCentro Médico de la University of Rochester en Nueva York,quien dirigió el estudio publicado en la revista Pediatrics.

Actualmente, el equipo está investigando qué implica estopara los niños.

"Si alguien tiene un cromosoma que porta un virusintegrado, ¿qué significa? ¿Qué hace? ¿Puede activarsenuevamente? ¿Puede comenzar a emitir virus y causar problemas?¿Se puede obtener una respuesta inmune en su contra?",cuestionó la autora en una entrevista telefónica.

Los interrogantes son cruciales porque casi todas laspersonas están infectadas con el VHH-6, que es un herpesvirusque causa roséola, una infección caracterizada por fiebre altaque en ocasiones puede provocar problemas respiratorios oestomacales.

Alrededor del 20 por ciento de los chicos que lo portanademás desarrolla una erupción característica que aparece justocuando brota la fiebre.

El equipo de Hall estudió a 250 bebés, 85 con VHH-6. Deellos, 43 nacieron con el virus y 42 se infectaron luego.

La mayoría de los bebés nacidos con la infección congénitatenían el virus en el cromosoma. Hall dijo que la hipótesis eraque el virus había atravesado la placenta de alguna forma,llegando de la madre al hijo, pero en el 86 por ciento de loscasos se había heredado directamente en el material genético.

Sólo el 14 por ciento de los niños se había infectado porel traspaso de la placenta por parte del virus.

Los análisis mostraron que la madre o el padre, pero noambos, también tenían el VHH-6 en los cromosomas.

Los bebés infectados de esta forma no parecían enfermos,pero Hall quiere seguir a esos pacientes mientras crecen paraver si se desarrollan normalmente. Todos estos chicospresentaban anticuerpos al VHH-6, lo que evidencia cierta clasede reacción inmune.

Por el momento no hay medicamento aprobado para eltratamiento de la infección con VHH-6.

Si bien se conocen otro virus que se integran al ADN ypasan de padres a hijos, estos "retrovirus endógenos" nuncademostraron causar síntomas o activar una respuesta inmune.