Público
Público

La visita del Papa a la sinagoga de Roma, en duda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La decisión del Papa Benedicto XVI de avanzar en la beatificación de Pío XII ha empañado su plan de acudir a la sinagoga de Roma el próximo mes y algunos hasta prevén que la visita pueda cancelarse.

El Papa aprobó el sábado un decreto reconociendo las "virtudes heroicas" de Pío XII, acusado por algunos judíos de ignorar el Holocausto. Los dos pasos restantes son la beatificación y la canonización, que podrían llevar años.

Distintos líderes judíos expresaron su malestar porque dijeron que el Vaticano les había asegurado en privado que el procedimiento que podría llevar a su beatificación se congelaría hasta que se estudiaran más profundamente los archivos de la Santa Sede del período de guerra.

La decisión del Vaticano ha puesto en duda el plan del Papa de visitar por primera vez la sinagoga de Roma el 17 de enero.

"Espero que siga adelante, pero tras esta medida no me sorprendería si fuese cancelada", dijo el rabino Giuseppe Laras, presidente de la Asamblea de Rabinos Italianos.

"Si bien respeto la autonomía de la iglesia en cuestiones de beatificación, no entiendo por qué el Papa tomó una decisión tan inoportuna. Cualquier cosa puede pasar ahora", dijo Laras, en declaraciones recogidas por el diario de Roma La Repubblica.

Desde su elección en 2005, Benedicto XVI ha visitado sinagogas en su Alemania natal y en Estados Unidos.

la más antigua de la diáspora - es considerada el referente de los vínculos entre católicos y judíos en todo el mundo.

AHORA O NUNCA

Fuentes del Vaticano temen que si la comunidad judía retira su invitación, la medida tendría efectos devastadores para las relaciones entre ambas religiones.

"Si no va a la sinagoga de Roma el 17 de enero, no irá nunca", dijo una fuente de la Santa Sede. "Nunca volverían a querer reprogramar una cosa así", agregó.

El Papa Benedicto XVI ha estado sometido a la presión de ambas comunidades en torno a la posible beatificación de Pío XII, quien lideró la Iglesia entre 1939 y 1958, años en que el actual pontífice era un adolescente y joven sacerdote. "Admira a Pío como el Papa de su juventud", dijo otra fuente.

El departamento del Vaticano encargado de estos procesos envió el decreto de las virtudes heroicas en 2007, pero Benedicto XVI decidió no aprobarlo de inmediato y en cambio se tomó un período de reflexión.

La demora complació a los judíos, preocupados acerca del lugar que ocupa Pío XII en la historia.

Algunos judíos creen que no hizo lo suficiente para ayudar a su comunidad durante el Holocausto y la persecución nazi, un cargo que el Vaticano rechaza.