Público
Público

Vislumbran en Jiménez Lozano una obra removedora bajo una "aparente sencillez"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Detrás de la "aparente sencillez" de su escritura, la narrativa de José Jiménez Lozano "encierra dramas originales, universales y absolutamente removedores" para la conciencia del ser humano, especialmente sus relatos breves, que "son auténticas bombas de relojería" para el lector avisado.

Así ha reflexionado hoy, en declaraciones a la Agencia Efe, Guadalupe Arbona, profesora de Literatura Contemporánea en la Universidad Complutense y autora del ensayo titulado "El acontecimiento como categoría del cuento contemporáneo. Las historias de José Jiménez Lozano", que acaba de editar Arco-Libros.

"El problema que tiene como escritor es que se encuentra muy etiquetado por bandos literarios y culturales de diferentes signos: como un autor castellanista, rural o chapado a la antigua, cuando en realidad sus libros destacan por su maestría, variedad y originalidad", tanto en su temática como tratamiento, ha dicho.

En el caso de los cuentos, los hay "extraños, desconcertantes e incluso dotados de un realismo grotesco, a veces complejos y complicados" porque están concebidos desde un universo vital y literario despegado de la modernidad circundante, ha añadido Arbona, que en la actualidad dirige uno de los departamentos de Filología de la Facultad de Ciencias de la Información, en la Complutense.

Jiménez Lozano "es un gran escritor, uno de los grandes y así lo dirá la posteridad", ha añadido la filóloga acerca del autor de los libros de relatos "El santo de mayo" (1976), "El grano de maíz rojo (1988), "Los grandes relatos" (1991), "El cogedor de acianos" (1993), "Un dedo en los labios" (1996), "Cinco historias cortas" (2001), "El ajuar de mamá" (2006) y "La piel de los tomates" (2007).

Todos ellos analiza Arbona en su ensayo, recientemente publicado y donde llega a la conclusión de que muchas de las novelas del narrador abulense, galardonado en 2002 con el Premio Cervantes, disponen de una estructura general que les confiere unidad y les ata "pero sus capítulos pueden ser leídos como piezas literarias en sí mismas, de forma aislada", ha matizado.

En rasgos como ése ha encontrado Arbona en José Jiménez Lozano a "un maestro de un género tan difícil como es el cuento".

"Tiene muchas historias que contar a diferencia de la sensación de agotamiento que ofrecen los escritores actuales, que no remueven conciencias ni traspasan la epidermis de lo meramente contemporáneo", ha agregado la filóloga y también editora de varias colecciones de relatos.