Publicado: 09.05.2014 17:16 |Actualizado: 09.05.2014 17:16

El vitiligo se pone de moda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En un mundo como el de la moda, repleto de clichés, estereotipos y roles definidos, ya es difícil hacerse un hueco teniendo un cuerpo casi perfecto. Por eso, lo que ha conseguido la joven Winnie Harlow podría calificarse de hito. Y es que esta canadiense de 19 años ha saltado a la fama al emprender su carrera encima de la pasarela a través del programa de televisión America's Next Top Model. Pero la peliculiaridad de Winnie es que sufre vitiligo, una enfermedad degenerativa de la piel que provoca la muerte de los melanocitos, lo que provoca manchas de tonos más claros al color natural de su oscura piel.

"La gente me llamaba cebra o vaca"Su aspecto le hizo pasar una dura infancia desde que a las cuatro años le diagnosticaron la enfermedad.  En una entrevista  publicada hace tres años por Thosegirlsarewild en Youtube relató cómo sufrió humillaciones en el colegio. "Según me fui haciendo mayor se me fue complicando la cosa. Cuanto más mayores son los niños, más crueles, y sufrí intimidaciones cuando la gente me llamaba cebra o vaca", aseguraba.

Chantelle Brown-Young, como se hace llamar de forma artística, se toma ahora con humor su tono de piel. "Hay gente que tiene la piel negra y hay gente que tiene la piel blanca; yo simplemente tengo las dos", admite cuando se la pregunta. Incluso, se autodefine como "modelo-portavoz del vitiligo".

Para triunfar en su vida profesional tuvo que trasladarse desde su Toronto natal a California. Allí se matriculó en Periodismo y ha comenzado a hacer sus pininos en el mundo de la moda. Por ejemplo, ya ha posado para el prestigioso fotógrafo Nick Knight para una una campaña de Showstudio. Pero sobre todo, su fama le ha llegado con su participación en el concurso televisivo de la cadena CW America's Next Top Model, que dirige la reconocida modelo Tyra Banks y que pretende encontrar a la próxima 'top model' de EEUU. Su popularidad se ha visto disparada. Su ejemplo demuestra que todavía quedan muchos tópicos que desmontar y muchas barreras por romper.