Publicado:  17.05.2010 02:10 | Actualizado:  17.05.2010 02:10

Viviendas prefabricadas de diseño

El estudio de arquitectura A-cero es pionero en proyectar casas hechas con módulos, de diseño y de menos de 125.000 euros

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un viaje por Japón, un país que también sufrió el pinchazo inmobiliario, convenció al arquitecto Joaquín Torres de que el ladrillo no lo es todo en la construcción de viviendas. Allí casi una de cada cuatro casas son prefabricadas y, además, a prueba de terremotos. Torres tomó la idea de estas edificaciones niponas y también estadounidenses hechas con módulos para dar un giro al negocio de su estudio, A-cero, cuando empezó a afectarle la crisis inmobiliaria.

"Cuando algunos proyectos empezaron a paralizarse, no tenía trabajo para todo mi equipo y se me ocurrió la idea de las viviendas industrializadas", cuenta Joaquín Torres. Madrileño, de 40 años, montó hace 14 un estudio de arquitectura en A Coruña, lejos de Madrid y de la constructora OCP en la que participaba su padre junto a un socio de relumbre, Florentino Pérez (que luego la convertiría en ACS).

El estudio de Joaquín Torres es pionero: "Es la nueva revolución"

Con las viviendas modulares fabricadas de forma industrial en mente, Torres y su equipo empezaron a ensayar proyectos y les imprimieron el glamour del diseño. "Es la nueva revolución que necesitaba la construcción; no podemos seguir edificando de forma artesanal como hace cien años", argumenta el creador y director de A-cero. El estudio ya es pionero en este tipo de casas y en febrero ha empezado a venderlas por un módico precio que ya ha captado clientes. Cuestan entre 79.000 y 125.000 euros para tamaños de 85 a 133 metros cuadrados. Además, estas viviendas con módulos de hormigón o de vidrio (opaco o transparente) se construyen sólo en 15 semanas. "Aguantan el mismo tiempo o más que las de ladrillo; lo prefabricado ni es malo ni es endeble", afirma Torres.

Viviendas a la carta, bonitas y baratas. Un lujo para los que tengan la suerte de poseer un terreno o para los promotores con suelo parado desesperados por rentabilizarlo, como Fernando Martín, dueño de Martinsa Fadesa, en suspensión de pagos, que ha tanteado a Joaquín Torres para que diseñe en exclusiva promociones de casas modulares. Pero A-cero tiene proyectos con otros promotores en Madrid y Málaga, y prefiere no trabajar en exclusiva. "Antes tenía pocos clientes y grandes; no volveré a cometer ese error. Tenemos que contar con muchos proyectos y diversificarnos internacionalmente".

Futbolistas y empresarios le encargan diseños para casas de lujo

Catorce años después de nacer, A-cero puede presumir de tener 115 proyectos en marcha. Aunque no todo fue fácil al principio. "No quería trabajar para mi padre y abrí el estudio en A Coruña", relata Torres, que tiene el 67% del capital (el resto es de su socio, Rafael Llamazares). Para ganar clientes, empezaron con el diseño de un bar en esa ciudad, un sitio que todo el mundo podía ver, y llegaron los encargos. "Amancio Ortega [fundador de Zara] siemprenos ha apoyado y nos ha contratado para diseñar casas y tiendas, como las de Often", cuenta el dueño de A-cero, que siempre ha cultivado los contactos de alto nivel.

Casi por casualidad, el estudio entró en el diseño de casas de lujo que ahora vende por hasta diez millones de euros. Tras proyectar una para su padre, surgieron otros clientes. Un magnate del petróleo iraní le dijo: "Tú tienes que estar en Dubai". El estudio ganó un concurso para un complejo comercial y hotelero, y dio el salto. Después, la promotora austriaca Kleindienst lo contrató para un megaproyecto en las islas artificiales de Dubai. Gracias a que el terreno es propiedad del promotor y no del emirato, la obra es casi la única que no se ha parado tras el riesgo de bancarrota del país. Y después de los emiratos, la expansión los llevó a Vietnam, Rusia y República Dominicana.

Con el segmento de lujo, A-cero se mueve en la élite: tiene clientes como los futbolistas Ronaldo, Zidane o Fernando Torres, que le han encargado sus casas. Pero también empresarios, como los constructores Entrecanales o el hotelero Antonio Catalán. Tienen su punto caprichoso, admite Torres: "Como cualquiera que quiere una casa a medida. Pero, claro, no te pide lo mismo Entrecanales que Zidane".

PUBLICIDAD

Comentarios