Público
Público

"Vivo con mi hijo, que me puede dar un plato de comida"

Carlos Rodríguez. Después de casi 30 años de trabajo, este camionero no tiene ningún ingreso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carlos salía ayer indignado de una oficina de empleo de Barcelona. Se topó con más burocracia de la que esperaba. Este camionero aragonés se quedó sin trabajo hace casi un año. Se divorció recientemente y, hace dos meses, se fue de Teruel para vivir con su hijo en la capital catalana.

Desde el cierre de la empresa en la que trabajaba, se vio beneficiado por un programa de inserción del Gobierno de Aragón. Trabajó en la empresa pública Sodemasa en tareas de apoyo a los bomberos. Carlos estaba contento con el trabajo que, según cuenta, estaba bien remunerado, pero el programa sólo le ofrecía un contrato de cuatro meses. Tampoco era el trabajo ideal, explica, porque 'no tenías la formación de un bombero, y a lo mejor venía un fuego fuerte y te quemabas'.

Ahora, en cambio, ya no tiene ningún tipo de ingresos. 'Tengo una hermana viuda en Teruel que me ayuda como puede', explica. 'Vivo con mi hijo que, como mínimo, me puede dar un plato de comida', dice en referencia a su situación actual.

No tiene claro cuándo podrá empezar a cobrar el paro. Mientras espera, vive gracias al apoyo familiar. Su esperanza es poder acogerse a una prejubilación en poco más de un año, cuando cumpla los 52. 'Tengo menos de 30 años cotizados, pero me tocaría cobrar 400 y pico euros', asegura.

Su exmujer también está en paro y su hijo mayor cuenta que 'entre lo que cobra y la hipoteca no se puede mantener una familia'. Carlos baja la cabeza y lamenta estas circunstancias.

Esperaba poder resolver su situación en Barcelona pero se ha encontrado trabas que no tenía previstas. Ayer, en la oficina de empleo acabaron por decirle que tenía que ir a Aragón para solicitar el paro. 'Eso no son maneras', protesta, 'todos somos seres humanos y nos merecemos respeto'. Al salir de la oficina recordó cuando era él el que ayudaba a los demás. Estando en el Ejército fue destinado a Bosnia en una misión humanitaria. 'Recuerdo el placer que te da poder dar de comer a quien no tiene', comenta. Ahora, sin esperarlo, se encuentra al otro lado'.