Publicado: 26.08.2014 11:05 |Actualizado: 26.08.2014 11:05

El volcán Tungurahua en Ecuador lanza columnas de humo y cenizas de tres kilómetros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Con explosiones casi cada media hora, el volcán Tungurahua, situado a 180 kilómetros de Quito, mantiene una actividad considerada entre moderada y alta en el marco de su último pulso que empezó a finales de julio, informó hoy el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional.

Un total de 46 explosiones se registraron en las últimas 24 horas, algunas de ellas acompañadas de fuertes ruidos, como cañonazos, y otras sin señales sonoras, según indica una fuente del Observatorio Guadalupe, que el IG tiene en las cercanías de la montaña.

Hay explosiones fuertes y otras de menor intensidad, agregó tras añadir que la actividad del coloso incluye también frecuentes emisiones de gas y ceniza que han formado columnas de unos 3 kilómetros de altura desde el cráter y que por efecto del viento se dirige hacia el oeste.

Poblados cercanos como Mocha, Tisaleo, Choglontus, Bilbao y El Manzano han sido afectados por la caída de ceniza que arroja permanentemente la montaña que, a veces, también emite ruidos como bramidos en sus exhalaciones.

Situado a unos 180 kilómetros al sureste de Quito, el volcán Tungurahua inició su proceso eruptivo en 1999 y, desde entonces, ha intercalado periodos de gran actividad con lapsos de relativa calma.

De 5.016 metros de altitud, este volcán forma parte del más de medio centenar con los que cuenta el país y, junto al Reventador y el Sangay, es actualmente uno de los más activos en el territorio ecuatoriano.

La actividad sísmica en torno al volcán islandés Bardarbunga sigue creciendo. En la pasada noche se ha registrado un terremoto de 5,7 grados en la escala Richter. Según informa la Oficina Meterológica islandesa, sigue sin haber signos de erupción. El terremoto fue localizado en la parte norte-noroeste de la caldera del volcán, a 6 kilómetros de profundidad.

La mayor parte de la actividad del Bárdarbunga, que continúa siendo "alta", se concentró en las últimas horas junto al borde del glaciar Dyngjujökull y el dique volcánico sigue desplazándose hacia el norte y alejándose de la zona cubierta por hielo.

El incremento de la actividad sísmica no ha elevado la preocupación acerca de que una erupción pueda causar una nube de cenizas como la que se produjo en 2010 después de que el Eyjafjallajokull paralizase el espacio aéreo europeo durante seis días.

Las autoridades mantienen el nivel de alerta naranja para la aviación sobre la zona, tras subirlo temporalmente a rojo hace dos días debido a lo que se creyó era una erupción subglacial. El Bárdarbunga, uno de los volcanes de mayor tamaño de Islandia, no entra en erupción desde hace más de un siglo.