Público
Público

Los voluntarios de las campañas, decisivos para captar los últimos votos en Iowa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los voluntarios de las campañas republicanas hacen un trabajo decisivo para captar los últimos votos en Iowa, donde sólo en unas horas los aspirantes a la candidatura presidencial del partido se enfrentarán a su primer examen.

No hay descanso este martes en las sedes y hoteles de campaña de los seis candidatos, la mayoría ubicadas en Des Moines, la capital de Iowa, o en sus cercanías.

Los voluntarios tratan de llamar por teléfono uno a uno a los votantes del estado para convencerles de que asistan a los cerca de 1.800 caucus (asambleas populares) que comenzarán a partir de las 19.00 hora local (01.00 GMT).

La siguiente tarea es convencerles de que, una vez terminados los debates que se desarrollan durante los caucus, voten por su candidato.

La presión es tal en las últimas horas de campaña que a los voluntarios en la sede de Mitt Romney, exgobernador de Massachusetts y favorito en las encuestas, no se les permite hablar con los periodistas para no perder tiempo y continuar con las llamadas, como explicó a Efe uno de los coordinadores.

En el caso de la campaña del gobernador de Texas, Rick Perry, con muy pocas opciones para ganar en Iowa, los voluntarios sí se prestan a hablar con la prensa, conscientes de la importancia de que su candidato siga atrayendo la atención mediática.

Hasta Iowa han llegado más de 500 voluntarios procedentes de 32 estados "con gran entusiasmo" para trabajar por la victoria de Perry y están "muy motivados", aseguró a Efe Susan Combs, contralora de Texas y que participa en la campaña del gobernador.

Además de las llamadas telefónicas que están haciendo desde el hotel de Des Moines donde Perry pasará la noche electoral, los voluntarios también salen a las calles y buscan el voto "puerta por puerta", detalla Combs.

Perry "es un gran hombre, lo que necesita el país, un líder cristiano", dice a Efe Miranda Ashley, una joven de 15 años que se ha desplazado a Iowa desde Texas junto con su hermano de 17 para colaborar como voluntaria en la campaña del gobernador.

Aunque todavía no puede votar, Ashley cree que puede "marcar la diferencia" hablándoles a los habitantes de Iowa de las propuestas de Perry y de sus logros como gobernador en Texas.

No solo los voluntarios de las campañas han buscado estos días el voto "puerta por puerta", también los propios candidatos lo han hecho, conscientes de la importancia de ganar o, al menos, quedar entre los tres primeros en Iowa, donde se abre el proceso para elegir quién se medirá al presidente Barack Obama en los comicios de noviembre.

Varios candidatos como Perry, el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich y la congresista por Minesota Michele Bachmann han llevado a cabo giras en autobús en los últimos días para intentar visitar cada rincón de Iowa.

El exsenador por Pensilvania Rick Santorum presume de haber visitado los 99 condados del estado en apenas dos meses. Eso y una campaña de contacto directo con los votantes lo han impulsado desde el último lugar en las encuestas al tercero.

El alto porcentaje de votantes que siguen indecisos augura una noche intensa en Iowa, donde se registraron hoy temperaturas mínimas de once grados centígrados bajo cero, aunque no se prevé nieve ni lluvia, lo que generalmente significa que los ciudadanos se animan a asistir a los caucus.

Según la media de las encuestas realizadas sobre los caucus de Iowa que realiza la página política RealClearPolitics, Romney encabeza las preferencias de los votantes, con un 22,8 por ciento, seguido del congresista libertario Ron Paul (21,5 por ciento) y de Santorum (16,3 por ciento).

Les siguen Gingrich (13,7 por ciento), Perry (11,5 por ciento), Bachmann (6,8 por ciento) y el exgobernador de Utah Jon Huntsman, (2,3 por ciento), quien no participa en los caucus de Iowa.