Público
Público

"Volverte a ver" recupera la Argentina de Mario Muchnik

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mario Muchnik recupera la Argentina de los años setenta del siglo XX en la exposición "Volverte a ver", una selección de 175 imágenes que el fotógrafo captó durante un viaje por su país natal, y que hoy se inaugura en la Casa de América de Madrid.

Rodeado de algunas de esas fotografías, Muchnik rememoró en una entrevista con Efe algunos de los momentos del viaje, acompañado de su esposa y dos amigos, que le permitió descubrir aspectos de Argentina hasta ese momento desconocidos para él.

"Descubrí algunas de las personas más entrañables, deliciosas y anónimas. El sentido del humor, el don de gentes, el respeto, lo campechano, lo pícaro, todo eso lo encontré en el interior del país, algo que no existe en Buenos Aires", explicó Muchnik.

El contraste entre las imágenes captadas "conforma Argentina", la de entonces y la de ahora, porque su autor sigue "sorprendiéndose" al mirarlas treinta y siete años después y reconocer en ellas una realidad que continúa vigente.

"Las personas retratadas en las fotografías de la ciudad podrían ser europeos, perfectamente; sin embargo, las del interior mantienen la pureza de lo indiano", indicó el autor señalando dos de las imágenes de la exposición.

Enamorado de sus personajes, "para bien o para mal", "tomo las fotos porque hay un elemento sensual que prima sobre mí", dijo Muchnik, instalado en España desde hace años y que aseguró que el título de la exposición encierra varios significados.

"'Volverte a ver' comprende el acto físico de volver a ver, el acto sentimental de volver, y el lado moral de confirmar una y otra vez lo que vi".

Se trata de una exposición "atemporal", cuyo marco moral habría sido el mismo en los años 30 que hoy en día, "y será el mismo en los años 30 del siglo XXI", dijo el editor y fotógrafo.

Muchnik respira nostalgia al mirar las imágenes, que le traen a la mente recuerdos de una infancia que guarda en su interior "en alguna parte entre el cerebelo y la calle Florida", afirma.

"Recuerdo el perfume de las aceras de mi casa en las afueras de Buenos Aires, el de la transpiración de las empleadas de mi casa, las mandarinas del jardín. La nostalgia aparece en estas fotos en la medida que me recuerdan lo que viví y que ya no existe".