Publicado: 08.01.2014 17:56 |Actualizado: 08.01.2014 17:56

El vórtice polar deja una veintena de muertos en EE.UU

Las pérdidas que han dejado las bajas temperaturas se calculan ya en más de 5.000 millones de dólares

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El frío polar que ha congelado esta semana un tercio de Estados Unidos empezó hoy a retirarse lentamente y deja atrás al menos una veintena de muertos y pérdidas que se calculan ya en más de 5.000 millones de dólares.

La tormenta invernal Hércules, que cubrió con fuertes nevadas el noreste del país a finales de la semana pasada, y la ola de frío que batió récords en vastas áreas de EE.UU., afectó a unos 187 millones de personas.

Hoy, amaneció con cielo despejado en la mayor parte de los treinta y dos estados que ayer estaban con aviso oficial de emergencia por las bajas temperaturas.

Ayer, en EE.UU, se registraron temperaturas de cero grados o menos en los cincuenta estados de la Unión, incluido Hawai. Así mismo, los vuelos comerciales cancelados esta mañana rondaba los 1.700, cuando ayer se contaban 2.500 cancelaciones.

El frío, que acentuado por el viento llevó a una sensación térmica de unos 40 centígrados bajo cero en Minesota y Wisconsin, en el norte, obligó al cierre de escuelas en 14 estados del centro y noreste del país e interrumpió las labores de servicios del Gobierno y empresas privadas.

Este temporal batió el récord de temperatura más baja en 118 años, registrada en el Central Park de Nueva York. Las Cataratas del Niágara han amanecido en algunas zonas congeladas, aunque la caída del agua no se ha interrumpido. Las Cátaratas, que se encuentran en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, han sido azotadas intensamente por el frío.

Las temperaturas son algo más cálidas hoy, que a pesar de seguir registrando temperaturas bajo cero, el servicio Metereológico Nacional asegura un pronóstico más afable para los próximos dos días.

En diferentes estados las autoridades han dado parte de al menos 21 muertes relacionadas con la tormenta de nieve del domingo pasado y la ola de frío que siguió. Varias de las víctimas fueron personas sin hogar, o que no llegaron a tiempo a alguno de los cientos de albergues públicos abiertos por las municipalidades y las iglesias.

"Creemos que el problema es de corta duración, pero calculamos que va a costar unos 5.000 millones de dólares por el volumen de la población afectada", dijo por su parte Evan Gold, vicepresidente de la compañía Planalytics, que hace análisis para empresas privadas.

"El impacto es evidente en la pérdida de productividad, la bajada del gasto de los consumidores y alza en las facturas de calefacción", declaró Gold a la cadena NBC de televisión.