Público
Público

Una votación palestina y amenaza de Abas podrían ser una farsa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La inscripción de votantes para una elección palestina no comenzó el martes como estaba previsto y se sumó a la especulación de que el presidente Mahmud Abas podría estar mintiendo acerca de la realización de una crucial votación en enero.

Si ese fuera el caso, también podría estar mintiendo acerca de dejar la presidencia. Su verdadero objetivo podría ser reparar la muy dañada unidad palestina y aumentar el apoyo de Estados Unidos a favor de su posición en las negociaciones de paz con Israel.

Pero si la votación fuera real, los esfuerzos por resolver el conflicto en Oriente Medio entrarían en un nuevo terreno. La elección dividirá al movimiento palestino y al mismo tiempo quitará de la escena al hombre que Occidente considera el promotor de la paz con Israel.

Abas convocó la elección el mes pasado en el marco de la Constitución, reconociendo que probablemente sería rechazada por el grupo islamista rival Hamás, que controla la Franja de Gaza.

Los analistas creyeron que fue una apuesta a que Hamás se resistiría a formalizar la división y finalmente aceptaría un pacto de "reconciliación".

La semana pasada, citando su desilusión con el fallido proceso de paz y lo que ve como una falta de apoyo por parte de Washington a las legítimas demandas palestinas, Abas anunció que no buscará la reelección el 24 de enero.

El martes estaba previsto el comienzo del proceso de cinco días para inscribir a unos 260.000 jóvenes palestinos que han alcanzado la edad necesaria para votar desde la última elección del 2006.

Pero ninguno de los mil centros de inscripción en la ocupada Cisjordania y Gaza abrió para iniciar el trabajo. La Comisión Electoral Central de Palestina (CEC por su sigla en inglés), que organizó los comicios en 1996, 2005 y 2006, no hizo declaraciones sobre la postergación.

Además de la ausencia de afiches políticos, carteles o publicidades para la contienda parlamentaria y presidencial, la falta total de entusiasmo por la campaña fue otro indicio de que la fecha de la elección podría ser una ficción política.

"Estas son todas indicaciones de que las elecciones no se realizarán el 24 de enero", dijo un diplomático occidental.