Público
Público

Los votantes de EEUU dan una advertencia a los demócratas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Casa Blanca intentó el miércoles restar importancia a las derrotas electorales demócratas en Virginia y Nueva jersey, en unos comicios que según los analistas sirven de toque de advertencia para los demócratas ante las elecciones de 2010.

Los votantes reflejaron el martes sus temores sobre la débil economía estadounidense escogiendo a los republicanos como gobernadores en Virginia y Nueva Jersey, a pesar de la campaña que hizo personalmente el presidente, Barack Obama, a favor de los candidatos demócratas.

Sin embargo, en lugar de quedarse en los comicios, la Casa Blanca prefirió destacar la victoria demócrata en la elección al Congreso que se celebró en Nueva York, y que puso de relieve divisiones internas en el Partido Republicano.

Por su parte, los republicanos se mostraron entusiasmados, afirmando que están ganando fuerza y esperan cobrar impulso para las elecciones al Congreso de 2010 tras sus derrotas devastadoras de 2006 y 2008.

"El renacimiento republicano ha comenzado", aseguró Michael Steele, presidente del Comité Nacional Republicano.

Estos resultados se producen un año después de que Obama lograse una sonora victoria electoral que le convirtió en el primer presidente negro de EEUU, y muchos estadounidenses muestran su impaciencia por que el cambio que prometió empiece a dar fruto.

Los analistas políticos señalan que la votación debería hacer sonar las alarmas para los demócratas antes de las elecciones al congreso de 2010, cuando los estadounidenses voten por su elegido para ocupar los 435 escaños de la Cámara de Representantes y un tercio de los 100 puestos del Senado.

Por lo general, el partido en el poder pierde escaños en las primeras elecciones después de que un nuevo presidente asuma el cargo, lo que da a los demócratas de Obama el reto de intentar defender su fuerte mayoría en el Congreso.

Norm Ornstein, experto político del Instituto Americano de Empresa, señaló que la pérdida de votantes independientes que sufrieron el martes los demócratas, después de habérselos ganado en las elecciones que ganó Obama en 2008, podría crear un "escalofrío de temor" y complicar los esfuerzos demócratas de aprobar este año una remodelación del sistema sanitario.

"Yo diría que el mayor problema que tienen ahora mismo los demócratas es que hay escepticismo entre los independientes sobre el plan sanitario y sobre el gasto", comentó Ornstein.