Público
Público

Tras el voto parlamentario, las protestas se disolvieron en Atenas sin incidentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las protestas frente a la Cámara de Diputados en Atenas se disolvieron anoche sin mayores incidentes, con apenas dos detenidos, después de recibir el Gobierno griego el respaldo de su mayoría parlamentaria, informan hoy los medios locales.

Unos 20.000 manifestantes se habían reunido ante el Parlamento griego para protestar contra la política de austeridad del Gobierno socialista y para expresar su "desconfianza" al ejecutivo mientras que dentro, en el hemiciclo, los diputados depositaban sus votos.

La policía llegó a utilizar gases lacrimógenos contra grupúsculos de jóvenes que no querían retirarse de la plaza tras la votación, a diferencia de la gran mayoría de "indignados", convocados por los sindicatos y vía Internet.

El Gobierno del primer ministro Yorgos Papandréu recibió al final 155 votos, mientras que 143 votaron en contra y dos se abstuvieron en la moción de confianza a la que se sometió.

Sin embargo, su mayoría parlamentaria sufrió una nueva baja, después de que un diputado anunciara tras respaldar al ejecutivo que no votará a favor del nuevo paquete de austeridad.

De esta forma, queda más ajustada todavía la mayoría del primer ministro, que antes de fin de mes debe adoptar en la Asamblea el plan a medio plazo para ahorrar e ingresar fondos por un valor de 78.000 millones de euros.

De lo contrario, la zona euro no enviará el quinto tramo de ayudas de 12.000 millones de euros a Atenas.

Según dijo la semana pasada el propio Papandréu, el estado griego no podrá pagar los salarios a partir de julio si no recibe las nuevas ayudas.

Para hoy están previstas reuniones el nuevo ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, con representantes de la llamada "troika" internacional, compuesta por la UE, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo, para analizar los posibles cambios en el paquete de austeridad.

Además, Papandréu ha convocado para hoy a la comisión del Gobierno en la que se debatirá la estrategia a seguir en la próxima cumbre comunitaria el jueves y viernes de esta semana en Bruselas.

Por la tarde, el consejo de ministros deberá dar su visto bueno a la ley marco del programa de austeridad, que prevé nuevos recortes salariales y de pensiones, eliminar hasta 150.000 puestos de trabajo en la administración pública y la privatización de bienes públicos por unos 50.000 millones de euros de aquí al año 2015.

En medio de esta máxima tensión política, continúan en el país las protestas sindicales, con los empleados del sector público de electricidad cortando la luz a ratos en protesta contra la posible privatización del sector.