Público
Público

La vuelta al carro de la compra

El Gobierno estudia varias medidas para reducir a la mitad el consumo de bolsas de plástico de un solo uso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A partir de 2010, el Gobierno se marcó como objetivo, en el Plan Nacional Integrado de Residuos, la reducción a la mitad del consumo de bolsas de plástico de un solo uso, así como el diseño de un calendario que fije su prohibición definitiva. Para conseguir reducir al 50% los 13.000 millones de bolsas de plástico que cada año se utilizan en España durante apenas 15 minutos, el Ejecutivo ha iniciado conversaciones con los comerciantes para que opten por dos formas de desincentivar el uso de bolsas: el cobro de una cantidad fija por cada bolsa que se coja, o el descuento en el precio total de la compra si el cliente no coge bolsas y se lleva la compra en su carrito o en una cesta.

Además, las próximas Navidades el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino prevé lanzar una campaña de comunicación para sensibilizar a los ciudadanos sobre las miles de bolsas innecesarias que se utilizan una media de 238 al año por cada español y para promover la reutilización y el reciclaje, explicaron fuentes de este departamento.

Una tercera fórmula para desincentivar el consumo de bolsas de plástico es gravar con un impuesto que revierta en acciones ambientales. El Ministerio considera 'complicado' implementar el cobro de una nueva tasa. Esta opción es la que defienden IU-ICV y las organizaciones ecologistas en una proposición de Ley presentada la pasada semana en el Congreso de los Diputados.

Se trata de crear un impuesto de 20 céntimos de euro por cada bolsa de plástico de un sólo uso, y 10 céntimos en el caso de las bolsas de plástico biodegradables. Estarían exentas las bolsas usadas para envolver pescado y carne fresca, encurtidos y quesos frescos, así como las que se venden para ser reutilizadas.

Esta última modalidad es que la ya han elegido comercios como El Corte Inglés, que vende bolsas reutilizables a 0,95 euros; o Alcampo, que ha entregado una de estas bolsas reutilizables por una compra superior a 100 euros durante la semana pasada. Otros establecimientos como Carrefour han sustituido las bolsas de plástico por otras de materiales sostenibles, como las biodegradables de fécula.

La reutilización de las bolsas y su reciclaje posterior en el contenedor amarillo también se promueven desde Cicloplast, entidad de fabricantes de plásticos. Según esta fuente, el 100% de las bolsas se puede reciclar y el problema no es el material, sino el hecho de que las bolsas sean de un sólo uso y que no siempre se depositen para su reciclaje.