Público
Público

La Vuelta de las oportunidades

Sin Pirineos ni Contador, el amarillo se democratiza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En otro fin de semana, con los decibelios alterados por el circo del motociclismo y el tufo de combustible de las motos de cuatro tiempos impregnando el pit lane de Assen, Samuel Sánchez cosió a preguntas a Bautista, a Elías, a Pedrosa, a Lorenzo... Con todos ellos, Samu habló de motos, su otra gran pasión, pero sobre todo, de trazadas, inclinaciones y esos puntos de referencia que tiene cada piloto para frenar y acelerar en el circuito de Assen. 'Cuando quieres ganar, tienes que tener todos los detalles controlados', aseguraba el corredor del Euskaltel, después de dar varias vueltas en bicicleta, rodeado de los pilotos españoles, a Assen. Allí se inicia hoy, con una contrarreloj atípica en la provincia holandesa de Drenthe, la Vuelta de las oportunidades.

Sin Pirineos, ni Lagos, ni Angliru y, especialmente, sin Alberto Contador, cuyo futuro, cada vez más lejos del Astana, podría decidirse en mitad de la competición, las oportunidades se mueven entre unas ambigüedades que domina Andy Schleck. 'Dependerá de las sensaciones', asegura el segundo del pasado Tour, que guarda silencio cuando se le cuestiona si mantiene que su presencia en la Vuelta es otro paso en su preparación para el Mundial de Mendrisio. La misma cautela guarda Cadel Evans, cuyo trigésimo puesto final en París genera dudas entre si anticipó su punto de inflexión o fue, simplemente, un error de cálculo.

'Soy realista y creo que es imposible ganar la Vuelta', explica Alexandre Vinokourov, cuya presencia en el equipo Astana, confirmada el pasado lunes, se convierte en el peaje necesario que debía aceptar Johan Bruyneel ante los responsables kazakos para cerrarsu salida y la de corredores como Zubeldia, Kloden o Leipheimer al Radio Shack de Armstrong.

Sólo Ivan Basso 'me he preparado a conciencia', asegura se desmarca de esta corriente de dudas entre los ciclistas foráneos, de la que huye la nómina nacional.

'Sé que esta es una gran oportunidad para mí y que tengo todos los elementos para estar cerca de la victoria. Entonces, ¿por qué no ganar?', defiende Alejandro Valverde, a quien la escasez de kilómetros contrarreloj (apenas62) y los seis finales en alto (la etapa reina, que descubre el alto de Valefique, discurre por tierras murcianas) lo sitúan como el principal favorito para el amarillo. 'También hay que contar con Samuel y Mosquera (Xacobeo)', asevera Eusebio Unzué, mánager del equipo del murciano.

Hoy, Samu regresa a Assen para intentar ganar un prólogo que parece ideado para el suizo Cancellara.