Público
Público

Vuelve la desconfianza hacia la deuda pública española

El riesgo vuelve al nivel del 15 de julio. Leve caída del Ibex

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La percepción de riesgo sobre la deuda pública española experimentó ayer una fuerte subida (del 3,7%, el mayor en dos semanas) que llevó al diferencial entre los bonos españoles y los alemanes (la referencia, por ser considerados los más seguros) hasta 192,6 puntos, su nivel más alto desde el pasado 15 de julio, antes de los resultados de los estrés test de la banca. Al repunte contribuyó una nueva caída de la rentabilidad de los bonos alemanes, que es ya de sólo un 2,1% (otro mínimo histórico), y un ligero repunte de los intereses de sus homólogos españoles, hasta el 4,05%. El terreno, además, estaba abonado desde hace días.

El pasado miércoles, un ejecutivo del banco de inversión Morgan Stanley advirtió de que la crisis de la deuda soberana (que tuvo su apogeo en mayo y junio pasados) aún no ha acabado, y su vaticinio no tardó en cumplirse: al día siguiente, se disparó la prima de riesgo de los bonos irlandeses, portugueses y griegos. Ayer, después de que Rodríguez Zapatero descartara reformas fiscales 'sustanciales' a corto plazo, le tocó a los bonos españoles.

En el mercado de renta variable, reinó la volatilidad. El Ibex 35, principal índice bursátil español, cerró con una ligera caída (0,12%), arrastrado por la recogida de beneficios en Wall Street y la bajada de los grandes valores.

En una sesión con escasa negociación, y con Londres cerrado por festivo, la jornada comenzó con ganancias moderadas, tras el cierre alcista del viernes pasado en Estados Unidos y el fuerte repunte (1,75%) de la bolsa de Tokio, después de que el Banco de Japón interviniera para depreciar la divisa nipona. También empujaron al alza el buen dato de confianza en la UE y algunas operaciones corporativas, como la compra del negocio de telefonía móvil de Infineon por parte de Intel o la opa hostil de la farmacéutica Sanofi sobre Genzyme, que su rival estadounidense rechazó ayer, como estaba previsto.

El optimismo se esfumó tras la apertura en Wall Street. Al mercado no le bastó el leve repunte del consumo privado en Estados Unidos y los inversores optaron por recoger beneficios. Cada vez hay más signos de que la recuperación en ese país es cada vez más incierta.

Así, en Europa, con el euro a 1,268 dólares, todas las grandes bolsas registraron bajadas moderadas. Fráncfortse dejó un 0,6%; Milán, un 0,59%; París, un 0,58%, y el Eurostoxx, un 0,52%.

De los grandes valores, sólo Iberdrola escapó a las caídas (subió un 0,49%), lideradas por Abengoa (1,37%). La constructora FCC encabezó las alzas (1,08%), tras anunciar que ha logrado en lo que va de año contratos en el extranjero por valor de 5.106 millones.