Público
Público

Vuelven a asociar anticonceptivos orales nuevos con coágulos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Un nuevo estudio sobre330.000 mujeres de Israel reveló que las usuarias deanticonceptivos con la hormona drospirenona, como Yaz y Yasmin,eran más propensas que las usuarias de otras píldoras adesarrollar coágulos llamados tromboembolismos venosos.

En general, se registraron seis casos por cada 10.000usuarias de la píldora en cada año del estudio. Pero el riesgofue entre un 43 y un 65 por ciento más alto con las píldorascon drospirenona que con las llamadas de segunda y tercerageneración.

Ese riesgo se traduciría en entre ocho y 10 coágulos cada10.000 mujeres por año.

Los tromboembolismos venosos suelen formarse en las venasde las piernas, pero pueden llegar a los pulmones, donde causanuna embolia pulmonar.

"Es importante recordar que todos los anticonceptivosorales están asociados con el riesgo de desarrollar coágulossanguíneos", dijo la doctora Susan Solymoss, de la McGillUniversity, en Montreal, y que escribió un editorial enCanadian Medical Association Journal.

La experta sugirió que las mujeres que están considerandoqué método anticonceptivo utilizar "conversen abiertamente" consu médico sobre los riesgos y los beneficios de los distintosanticonceptivos. Un punto clave a considerar es si tienen otrosfactores de riesgo, como obesidad o hipertensión.

Lo mejor sería evitar la formula de la píldora si el riesgode desarrollar un coágulo es alto. La autora principal delestudio coincidió.

Según la doctora Naomi Gronich, del Instituto Israelí deTecnología Technion, en Haifa, la edad es otro factorimportante: el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneosaumenta a partir de los 25 años (a las mayores de 35 que fumandirectamente se les recomienda evitar la píldora).

Cada año, 20 de cada 10.000 mujeres que quedan embarazadasdesarrollarán coágulos venosos, comparado con seis de cada10.000 usuarias de la píldora y tres de cada 10.000 que no lautilizan.

Desde el 2000, varios estudios habían asociado el uso delos nuevos anticonceptivos orales a un aumento del riesgo dedesarrollar coágulos. Hace una semana, la Administración deAlimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglasen inglés) publicó la última actualización de un estudio sobreeste asunto.

Según las historias clínicas de más de 800.000 usuarias dela píldora entre el 2001 y el 2007, la FDA halló que el riesgoera mayor en las usuarias de los anticonceptivos condrospirenona.

Según informó la agencia estadounidense, eso se tradujoanualmente en 10 casos de tromboembolismo venoso por cada10.000 usuarias de las píldoras nuevas, comparado con 6 de cada10.000 entre las usuarias de las versiones más antiguas. La FDAdebatirá la cuestión en la reunión del 8 de diciembre.

Bayer HealthCare, que produce Yaz, Yasmin, Beyaz y Safyral,comentó que sigue revisando el nuevo estudio de Israel y que nopodría hacer comentarios sobre los resultados.

No obstante, por correo electrónico mencionó estudiosposteriores a la comercialización de los productos y aclaró queen ellos no se logró determinar un aumento del riesgo dedesarrollar coágulos con los anticonceptivos con drospirenonacomparados con las versiones más antiguas.

La drospirenona es una progestina, una versión sintética dela hormona progesterona.

FUENTE: CMAJ, online 7 de noviembre del 2011