Publicado: 25.01.2013 16:05 |Actualizado: 25.01.2013 16:05

¿Vulnera la libertad de expresión cerrar HispanTV solo porque es iraní?

El Gobierno justifica la orden en las medidas de embargo de la UE contra Irán. Izquierda Unida le pregunta si su decisión tiene algo que ver con la reunión que mantuvieron David Harris, director ejecutivo del Comité Jud&ia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El canal en castellano HispanTV ha dejado de emitir a través de la TDT en Madrid por orden del Gobierno conservador de la Comunidad que preside Ignacio González. Esta medida se ha tomado en respuesta a un informe que hizo llegar el Ministerio de Industria a todas las Comunidades Autónomas en el que se ordenaba la clausura de la emisión de este canal perteneciente a la televisión pública iraní, y dedicado al público latinoamericano y español, por estar Irán implicado en "violaciones de los derechos humanos", según indica el propio documento gubernamental, que al mismo tiempo se hace eco la directiva del Consejo de la Unión Europea en la que se establecen medidas de embargo económico contra Irán.

El pasado mes de diciembre el Ministerio de Industria, amparándose en la misma orden, ordenó que el satélite Hispasat cesara la retransmisión de la programación de este canal por sus ondas. Entonces, HispanTV pasó a verse sólo en el canal de TDT que alquilaba desde su aparición hace un años a la Asociación Cultural Radio Club 47, que está detrás del Canal 33 de Madrid. Hasta que el pasado 14 de enero su director, Enrique Riobóo, recibió una carta de dicho ministerio firmada por José Luis Martínez-Almeida Navasqüez, secretario general del Consejo de Gobierno. "La prestación del citado servicio supone la colaboración con personas implicadas o responsables de la dirección y ejecución de violaciones de los derechos humanos", dice la carta enviada a Riobóo, a la que ha tenido acceso Público.

A su vez, la orden europea de embargo contra Irán que cita la circular que el Ministerio de Industria ha mandado a las Comunidades establece que "se inmovilizarán todos los fondos y recursos económicos cuya propiedad, control o tenencia correspondan a personas responsables de graves violaciones de los derechos humanos en Irán", aunque esta acusación no haya sido avalada por ningún tribunal. El documento cita directamente a Ezzatollah Zarghami, Jefe de IRIB (Isalmic Republic of Iran Broadcasting), como uno de los objetivos de las sanciones y ordena la "prohibición de exportación de equipos de control de las telecomunicaciones para su uso por el régimen iraní". Y así justifica España el cierre de HispanTV y Press TV, el canal iraní internacional en inglés que también emitía a través de Radio Club 47.

Riobóo, por su lado, entiende que nos encontramos ante un caso de "censura" por parte del Gobierno, pues es éste el que "hace la interpretación más radical del documento", de forma que el canal hecho en España no tendría que ser objeto de persecución. Defiende que el contendido que hacen sus socios "refleja los problemas que hay en la calle y ésta es una visión incómoda para el Gobierno español". Y por eso HispanTV está preparando demandas contra Hispasat y contra la Comunidad de Madrid por la orden dada a Radio Club 47.

En realidad, como dice Riobóo, muchos de los programas que emite HispanTV son de contenido social y carácter progresista, realizados en España, por españoles, y que abordan temas relacionados con la crisis económica. Es el ejemplo de A la calle, un programa de reportajes sobre las consecuencias de la crisis y los conflictos sociales que ésta genera, como las luchas de los mineros, los jornaleros andaluces o los desahuciados. Lo mismo ocurre con los programas de debate El color del dinero o el recién estrenado Fort Apache.

A este respecto, Pablo Iglesias, presentador del programa Fort Apache en esta cadena, asegura que "a los gobiernos del Partido Popular jamás le han importado los derechos humanos y menos si hay acuerdos comerciales por delante. Irán no ha sido una excepción y España ha hecho buenos negocios allí. Lo que ocurre con HispanTV es otra cosa; al PP le preocupa la línea progresista de muchos de los programas que emite este canal."

La diputada de Izquierda Unida Ascensión de las Heras entregó ayer en el Congreso una batería de preguntas parlamentarias dirigidas al Gobiernod el PP. Resumidante, planteó las siguientes cuestiones, que a su vez en sí mismas arrojan luz sobre ciertos interrogantes:

- ¿Por qué los primeros días de 2013 el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Víctor Calvo-Sotelo, dio instrucciones a la presidenta de Hispasat ordenándole que bajara la señal de frecuencia de los canales HispanTV y PressTV?

- ¿De quién recibió éste instrucciones para manejarse con el criterio de que hay que aplicar a estas televisiones la normativa comunitaria sobre implicados en la lista negra de la UE, para así privar a HispanTV y PressTV de la capacidad satelital?

- ¿Por qué razón la dirección de Hipasat, participada por el sector público, presinde de su obligación de aumentar su rentabilidad y eficiencia, y se dedica a echar clientes que desarrollan sus actividades bajo la normativa audiovisual de este país?

- ¿Considera el Gobierno que con estos hechos se ha vulnerado la libertad de expresión?

- ¿En la reunión mantenida en octubre de 2012 entre David Harris, director ejecutivo del Comité Judío Americano, y el ministro de Asuntos Exteriores, José García-Margallo, fue tratado el asunto de las emisiones de HipanTV y PressTV?