Público
Público

Las vuvuzelas y mensajes contra el cólera cierran la campaña electoral en Haití

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El sonido de las vuvuzelas, que tanto éxito tuvieron durante el Mundial de Fútbol de Sudáfrica, se trasladó hoy a Puerto Príncipe en el cierre de la campaña electoral del próximo domingo, que estuvo marcado por alegres músicas y mensajes contra la epidemia de cólera que atenaza al país.

Eran unas vuvuzelas metálicas y algo diferentes a las que se vieron durante el mundial de fútbol, pero su estruendoso sonido y su función fueron los mismos que en Sudáfrica, es decir, animar al personal, además de alegrar un poco el ambiente ante tantos problemas que sufre Haití.

"¡Fuera co-le-rá!", gritaban a coro varias miles de voces para rematar los mensajes electorales del equipo de campaña de Mirlande Manigat, la ex primera dama favorita en las encuestas con un 36 por ciento de intención de voto.

La candidata, de 70 años, concitó hoy el apoyo de un público en su mayoría joven que hizo del fin de campaña un singular acto político, sin discursos y con mucha música, toda ella en creóle (idioma oficial) al igual que los mensajes de los altavoces y de los pasquines distribuidos entre la gente.

"La señora Manigat dice: paremos el cólera, porque estamos cansados de llorar. Es necesario que Haití cambie", rezaba uno de los eslóganes de los pasquines, mientras que otro advertía: "Cuidemos unos de otros. Bloqueemos el cólera".

Cogidos de los brazos, saltando y cantando, los seguidores de Manigat se divertían de lo lindo a lo largo de los cerca de cinco kilómetros de la carretera de Carrefour, donde se concentraron a partir de las 15.00 hora local (20.00 GMT) para iniciar la marcha festiva en torno a las 18.00 (23.00), una vez que ya era numeroso el público congregado.

El acto electoral dejó fuera los discursos oficiales y las críticas a los rivales políticos que, por otra parte, había lanzado con anterioridad Manigat en unas declaraciones en las que advirtió que si se produce un "importante fraude" en los comicios generales del domingo, el país caerá en una "crisis política".

"Los haitianos están determinados a hacer respetar su voto mayoritario", agregó Manigat. "Si el voto mayoritario no es respetado, es seguro que habrá una crisis política", advirtió.

Pero si hay una palabra presente hoy en los comentarios de los haitianos es "cambio", un término que también han utilizado los seguidores de Manigat, como Soline du Fleurant, miembro del equipo de campaña de la candidata, quien se mostró convencida de que la aspirante a la presidencia aportará ese cambio al país.

Soline recordó que el esposo de Mirlande, el ex presidente Leslie Manigat, quien gobernó el país durante 130 días en 1988, "en cuatro meses hizo muchas cosas".

Este cambio es necesario sobre todo en el ámbito de la educación, según Soline, quien resaltó la "experiencia de 25 años de carrera política que avala la figura de la ex primera dama".

Incansables y alegres, los jóvenes haitianos disfrutaban de la fiesta electoral en que ellos mismos convirtieron el acto de campaña, presidido por un enorme camión cargado con grandes altavoces desde el que la música llegaba a todos los rincones.

Varias charangas contribuían también con sus instrumentos a reforzar los ritmos que llegaban desde más atrás, donde se concentraban los responsables de la campaña.

La algarabía electoral dará paso a la jornada de reflexión de mañana, antesala de las votaciones que el domingo permitirán la elección del sucesor del presidente René Préval, de 11 de los 30 senadores y de los 99 miembros de la Cámara de Diputados.

DISPLAY CONNECTORS, SL.