Público
Público

Washington no convence y las bolsas se desploman

El Ibex se hunde en la peor sesión del año. La prima de riesgo española toca nuevo máximo histórico. Italia también sufre el ataque de los especuladores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El acuerdo de mínimos para evitar una quiebra en EEUU fue tan mínimo que no convenció a los mercados. Aunque durante la semana pasada habían confiando en que los políticos resolvieran el problema de recorte de la deuda a largo plazo, (por esa razón Wall Street contuvo las caídas y no presionó en exceso) finalmente este no llegó. 'Obama no ha sido capaz de conseguir el consenso controlar el déficit público a largo plazo. El acuerd es tan de mínimos que supondrá continuas negociaciones. Eso resta confianza a su gestión y sigue dando excusas a las agencias para rebajar el rating', explica Julián Benavente, analista de CM Capital Markets.

Es precisamente el miedo a la rebaja del rating de la deuda de EEUU lo que desanimó a los mercados. Pero ésta, si es que llega, llegará tarde como todas sus actuaciones desde antes del comienzo de la crisis. Por eso ayer, lo que acabó de sentenciar el hundimiento de las bolsas europeas no fue sólo ese temor sino también un nuevo datos económico negativo: el indicador de actividad del sector de manufacturas de EEUU fue el peor en dos años). Esto sumado al pésimo dato del PIB del viernes abona la teoría de que la recesión podría volver. Wall Street se derrumbó nada más publicarse el dato, y contagió a los mercados europeos, especialmente a los ya de por sí vapuleados, español e italiano. Con todo, Nueva York se estabilizó al cierre. Los datos de actividad industrial tampoco fueron nada halagüeños ni en España ni en los países del centro de Europa. Pero el miedo a que el contagio de un fallido rescate de Grecia contagie a España e Italia volvió a desatar ayer el pánico. El Ibex 35 cayó un 3,24%, hasta los 9.318 puntos, en la que hasta ahora es la peor sesión del año. Más abultada, incluso, fue la caída del Mib italiano, que perdió casi un 4%. Los bancos de ambos países lideraron las fuertes caídas ya que son los principales afectados del castigo en el mercado de deuda pública.

El bono a 10 años italiano superó, por primera vez en la era del euro, el 6% de rentabilidad. El español marcó también máximos en el 6,2%. El diferencial de ambos frente al bono alemán (el refugio en casos de pánico como el de ayer) escaló también a máximos. El español cerró en 375 puntos y el italiano en 355. Multitud de rumores de mercado, sin confirmar al cierre, alentaron esta debacle. Desde que España e Italia podrían dejar de abonar su cuota en el próximo pago del rescate a Grecia, hasta posibles dimisiones en el Gobierno italiano.

La realidad es que aunque los diferenciales de la deuda de ambos países están en máximos de la era del euro, todavía quedan muy lejos de los 700 puntos básicos en los que se considera inevitable el rescate. 'Eso significa que el recorrido de las ganancias apostando a la baja contra estos países es muy alto', asegura Alberto Castillo, analista de Capital Bolsa.

El petróleo cerró en un nivel similar al del viernes, después de ir ganando un 2,5%. En el mercado de divisas, el euro perdió casi un 1% frente al dólar y el banco de Japón anunció que intervendrá para revalorizar su moneda.

Consulta nuestra página de Bolsa