Público
Público

Winterbottom apuesta por lo cotidiano en "Genova" y opta a la Concha de Oro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Michel Winterbottom, quien ha participado en casi todas las ediciones del Festival de San Sebastián de este siglo XXI, regresa al que considera su certamen favorito con "Genova", un drama familiar hecho de cotidianeidad y "sin hechos grandiosos con los que adornarlo", explica.

En "Genova", que compite por la Concha de Oro en la Sección Oficial del festival, el cineasta británico fija su cámara en los momentos en apariencia menos relevantes de un padre de mediana edad, al que interpreta Colin Firth, que se traslada junto a sus dos hijas a la ciudad italiana tras la muerte en accidente de tráfico de su esposa.

"No hay mensaje", ha asegurado hoy el director, más centrado en mostrar "el atractivo que desprende el limbo emocional en el que se encuentran estas tres personas en los momentos previos a empezar una nueva vida".

Fue la ciudad en la que está ambientada la cinta la primera en llegar a la historia. Para Winterbottom era necesario "contar algo con ella pero sin basarlo todo en el lugar", apunta, aunque la naturaleza de Génova como ciudad portuaria aportara un juego de claroscuros a su nuevo trabajo, donde sus protagonistas transitan, a modo de metáfora, por callejones poco iluminados y por abarrotadas calles llenas de luz.

Capaz de intercalar en su filmografía la denuncia explícita de "Camino a Guantánamo" con cintas como la musical "24 hour party people" o la sexual "9 songs", el británico confiesa que, en muchas ocasiones, cuando empieza un proyecto no tiene en mente un mensaje claro que quiera transmitir y que "es el propio proceso de rodaje el momento en el que esas historias se maduran".

Precisamente han sido sus filmes más comprometidos, "En este mundo" (2002) y "Camino a Guantánamo" (2006) -ambos premiados en el Festival de Cine de Berlín- los que le han reportado mayor reconocimiento crítico.