Público
Público

El World Press Photo llega a Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las 199 fotografías ganadoras del concurso World Press Photo, cuya Foto del Año es una imagen sobre la crisis económica en Estados Unidos, podrá verse, del 11 de noviembre al 13 de diciembre en Barcelona, en una exposición que, por falta de patrocinadores, será por primera vez de pago.

La muestra, que representa un resumen gráfico de los principales acontecimientos mundiales, podrá verse en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona.

El World Press Photo, con imágenes de 2008, fija su objetivo en la crisis económica, en el presidente estadounidense, Barack Obama, cuando todavía era senador, en el terremoto de China o en los conflictos bélicos de Georgia, Oriente Medio, Abjasia e Irak.

Un jurado internacional, formado por trece personas, escogió las imágenes ganadoras, realizadas en 2008, de entre las 96.268 enviadas por 5.508 fotógrafos de 124 nacionalidades.

En esta edición, los españoles a concurso en las diez categorías fueron 195, de los que ha sido premiado Pep Bonet, por su particular visión de los transexuales que ejercen la prostitución en Honduras.

El gestor de proyectos del World Press Photo, Erik de Kruijff, explicó, en rueda de prensa, que la fotografía ganadora pertenece a una serie realizada en blanco y negro por el estadounidense Anthony Suau para la revista Time, sobre las consecuencias sociales de la crisis económica en Estados Unidos.

Se trata de una imagen del 26 de marzo del año pasado en la que aparece el policía Robert Kole del condado de Cuyahoga asegurándose de que los inquilinos de un apartamento de Cleveland (Ohio) han abandonado su hogar al no poder hacer frente a la hipoteca.

A juicio de Kruijff, es una instantánea que "o la quieres o la odias" y que en una primera ojeada no "sabes muy bien qué es. Tanto podría ser un policía ante un robo como una escena de una película de Hitchcock".

Sin embargo, ha defendido su validez como ganadora al plantear "más preguntas que respuestas" y ha mantenido que puede perdurar más allá de la actual zozobra económica mundial.

Sobrecogedoras son las obras de Chen Qinggang sobre el terremoto que asoló el condado de Beichuan en China o las que ofrece el polaco Wojciech Grzedzinski del conflicto georgiano en agosto de 2008, mientras que llaman la atención las de Olivier Laban Mattei por la dureza del efecto de un ciclón en Myanmar.

Cálidas, en cambio, son las imágenes de Callie Shell centradas en un Barack Obama que igual habla encima de una caja en medio de un gimnasio, como hace ejercicios o lee el periódico en una cafetería, mientras su esposa Michelle dormita sobre su hombro.