Público
Público

La Xunta no concede ayuda a un dependiente reconocido con el argumento de que murió

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Manuel María Sanjurjo, un vecino de A Coruña con una gran minusvalía reconocida por la Seguridad Social, ha recibido como respuesta a su petición de una ayuda a la dependencia una carta de la Xunta en la que se estipula su defunción.

Tras 35 años trabajando como ATS, Manuel María sufrió un accidente cardiovascular que le costó la amputación de una pierna y otras muchas complicaciones derivadas de una infección que le mantuvo dos años hospitalizado.

Al salir del hospital se sentía "grogui", relata a Efe, por lo que decidió voluntariamente trasladarse a una residencia particular con un coste mensual superior a los 1.500 euros, de los que la Xunta no aportaba "nada", ha subrayado.

No obstante, en junio, tras pasar más de año y medio en la residencia y con la oposición de sus propios hijo, Manuel María decidió regresar a un piso ante la sensación de decadencia que le embargaba en aquella residencia, en que vivían decenas de enfermos mentales.

Ante esta situación, y con el apoyo de uno de sus hermanos, Manuel María alquiló un piso y solicitó a la Xunta una ayuda para contratar a una tercera persona que le ayude en las labores domésticas, una necesidad recogida en el informe de la Seguridad Social que le cataloga como persona "gran invalidez".

Sin embargo, el pasado 30 de septiembre Manuel María recibe una carta -dirigida a la comunidad de herederos- en la que se argumenta su muerte para archivar su petición.

"No saben ni cómo vivo, yo vivo sólo, no con mis hijos", añade Manuel María, que achaca esta confusión a una mala interpretación de los inspectores de la que suele visitar las residencias como la que el ocupó.

"A lo mejor alguien les dijo que me había marchado y ellos interpretaron que me había ido al otro barrio", comenta.

Mientras espera a que la Xunta arregle su situación -le prometieron que sería rápido, pero todavía "no se pusieron en contacto, no vino nadie ni llamaron", reitera-, Manuel María paga de su bolsillo todas sus necesidades, incluida la persona que le ayuda.

Además, la administración quiere volver a valorar su grado de dependencia, lo que implica una nueva valoración física y psíquica, lo que "indigna" a Manuel María.

Por ello, reclama que la Xunta solucione cuanto antes su problema y le conceda la ayuda con carácter retroactivo. EFE.

1011093

pl/jl