Público
Público

Y el número 1 del mundo, en vaqueros

"No podía ser más feliz", reconoció Nadal desde Manacor. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando se retiró del torneo de París, España quedó en vilo y empezó a hacer cábalas. Una tendiditis rotuliana le dejó fuera de Shangai, las cuentas no salían. Quizá a Argentina sí llegue, pensaban los más optimistas. Pero no fue así. España tenía que ir de víctima propiciatoria, contra el público y, sobre todo, sin Nadal.

Su ausencia variaba por completo la ecuación. La pista, creada para hacerle daño, ya no tenía sentido, las provocaciones en buen tono de Del Potro quedaban en eltintero. Todo había cambiado. El pesimismo tiñó las esperanzas españolas.

Los elegidos no eran malos, pero no eran Nadal. Parecía que el equipo español iba camino de una derrota sin remisión, pero se rebeló ante ello y ahora tiene una Ensaladera más en casa. Han sido Feliciano y Verdasco los más significados, pero son sólo un botón de muestra más del excelso momento que vive el tenis español y que, probablemente, se ve ensombrecido por la colosal figura del número 1. En lo que va de año, hasta siete jugadores españoles Almagro, Ferrer, Granollers, Robredo, Montañés, Verdasco y, por supuesto, Rafa han ganado un torneo. Además, es el país que más tenistas ha conseguido colocar entre los cien primeros del ránking mundial.

Todos estos datos son síntomas de una clara realidad: el tenis español goza de muy buena salud.

El padrino de todos ellos, el número 1, vio a sus compañeros desde Manacor. Les conoce bien, son amigos y ayer, según sus propias palabras 'no podía ser más feliz'. En vaqueros, a la puerta de su casa, Rafa Nadal valoró muy positivamente el partido de Verdasco: 'Ha estado muy brillante y a partir del cuarto set, genial'. También destacó la labor realizada por Emilio Sánchez Vicario: 'Ha sabido crear un ambiente sensacional para que el grupo sea una piña'.

Al mejor del mundo le dio tiempo para recordar a otros que también pusieron su esfuerzo en el camino. 'Todos tenemos una relación excelente, han hecho una gesta', dijo refiriéndose no sólo a Feliciano y a Verdasco, sino también a Almagro y a Robredo, que en primera ronda viajaron a Perú en condiciones adversas.

Y, por supuesto, a Ferrer, que en la final no ha sobresalido, pero cuya aportación fue fundamental contra Estados Unidos. Nadal es el número 1, pero tras él hay una Armada que justifica su nombre. Detrás de él, España derrocha tenis.