Público
Público

"Ya no somos cómicos minoritarios"

Joaquín Reyes. Actor. Es uno de los protagonistas de la serie ‘Museo Coconut’, cuya segunda temporada llega mañana a Neox

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Joaquín Reyes (Albacete, 1974) es dibujante, cómico, guionista, actor... y lo que le echen. Sólo hay que ver las pintas que se gasta en la fotografía. Para los que no le (re)conozcan va caracterizado de Onofre, el guardia jurado de un museo nada convencional. Neox estrena mañana (22.00 horas) la segunda temporada de Museo Coconut, una sitcom con la que Reyes hizo realidad el sueño de interpretar ficción con sus compañeros y amigos de Muchachada Nui: Ernesto Sevilla, Carlos Areces, Julián López y Raúl Cimas.

¿Cuáles son las novedades de la segunda temporada?

No hay muchas, la serie empieza donde lo dejamos: Jaime es despedido del museo y Zeus es el nuevo director. Hemos intentado que la serie fuera más ágil. Nunca habíamos escrito ficción y la primera temporada fue de aprendizaje. Ahora la hemos disfrutado más y creo que está mejor escrita.

Reconocieron ciertos 'errores'. ¿Autocrítica o venían desde fuera?

La gente más cercana te da su opinión y es verdad que nos lo decían, pero fue algo de lo que nos dimos cuenta nosotros. Museo Coconut podía mejorar y necesitaba más ritmo y menos literatura. En una serie siempre tienes que renunciar a cosas a la hora de escribir. Nosotros estábamos acostumbrados al sketch, que es mucho más libre, y eso fue lo que despistó a algunos fans. Nosotros, además, al principio siempre desconcertamos y el público se tiene que acostumbrar.

Ya han grabado la tercera temporada de Museo Coconut'.

Sí y lo único que puedo contar es que Arturo Valls va a interpretar a un personaje. Habrá más novedades, pero ahora vayamos a por la segunda.

También tienen el proyecto de un nuevo programa de sketches. No se resisten a volver a sus orígenes.

Nunca dijimos que no volveríamos al sketch, sólo lo aparcamos por el momento. Será un programa semanal que se estrenará en enero en Neox. Básicamente es una continuación de Muchachada Nui.

La 2 y Neox. ¿Están más cómodos en canales minoritarios?

De alguna forma creo que estos canales no sólo te juzgan por la audiencia, sino que valoran lo que haces y lo que tu producto les aporta. Además, te dejan trabajar con libertad.

¿Es menos autoritaria la dictadura de la audiencia en estos casos?

La audiencia es la que te mide y, desde luego, tienes que llegar a la media del canal. Nosotros trabajamos en sitios donde podemos cubrir las expectativas, no podríamos hacerlo en una cadena donde, por ejemplo, pidieran un 15% de share. Somos realistas y sabemos a lo que podemos llegar, pero el negocio es el mismo en ambos tipos de canales porque siempre piden unos mínimos. Nosotros somos de largo recorrido y nos viene bien el tiempo. Ya no somos cómicos minoritarios, pero en lo que hacemos juntos seguimos asumiendo riesgos.

¿Asumen menos riesgos en los proyectos que hacen cada uno por su lado?

En mi caso, Camera Café fue una buena oportunidad de hacer cosas diferentes. Tuvo mucho éxito y era una serie mainstream y de calidad, que no es algo fácil. Son oportunidades que enriquecen, pero mi prioridad siempre es lo que hacemos juntos. En la tele hay una necesidad de llenar contenidos y por eso tiran de los cómicos del momento. Hay un relevo generacional, y nosotros somos los cómicos de ahora.

¿Cómo se ha realizado ese relevo de cómicos?

Junto a nombres como Eva Hache, Agustín Jiménez, Goyo Jiménez... Somos gente que hemos empezado más o menos juntos, y ahora somos los protagonistas.

¿Y cómo es esa nueva generación de cómicos?

Tenemos la mayoría unas características comunes: hemos crecido viendo la tele, somos guionistas, venimos del stand up comedy. El boom del monólogo hizo que realmente se generaran cómicos que podían escribir, hacer comedia. La cantera de Paramount ha surtido de cómicos a los canales.

¿Cuál es la clave para el humor actual en televisión?

Yo no la sé, pero creo que actualmente se valoran mucho los contenidos de humor. Más que el formato, se valora a las personas que hacen el programa o la serie. Porque muchas veces los formatos son muy parecidos y lo único que los diferencia son las personas.

¿Necesitamos más humor con la crisis?

Está claro que la gente necesita evadirse y, en momentos de crisis, siempre se recurre al humor. La gente quiere entretenerse y, como no tiene dinero para salir, se queda viendo la tele. Por eso, la comedia es una buena idea siempre.