Público
Público

7-3. Los Yanquis vuelven a ser campeones de la Serie Mundial tras vencer a los Filis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Yanquis de Nueva York se proclamaron por vigésima séptima vez campeones de la Serie Mundial del béisbol profesional de las Grandes Ligas al vencer por 7-3 a los Filis de Filadelfia en el sexto partido de la serie que ganaron 4-2 al mejor de siete.

El partido tuvo a un sólo héroe en el bateador designado, el japonés Hideki Matsui, que volvió a ser el verdugo del abridor dominicano Pedro Martínez, al que castigo con un jonrón de dos carreras y un sencillo de otro par de impulsadas, en el segundo y tercer episodio, respectivamente.

Matsui iba a ser la gran figura del partido al irse de 4-3, con jonrón, sencillo, doble, y seis carreras impulsadas, mientras que el campo corto Derek Jeter tuvo de 5-3 con dos carreras anotadas.

Mientras que la victoria fue para el abridor Andy Pettitte (2-0) que trabajo cinco entradas y dos tercios para espaciar cuatro imparables, incluido un jonrón, con tres carreras limpias, dio cinco bases por bolas y sacó tres ponches.

Pettitte, de 37 años, consiguió su quinto título de la Serie Mundial (1996, 1998, 1999, 2000 y 2009), mientras que estableció las mejores marcas de todos los tiempos con seis triunfos en el Clásico de Otoño y 18 victorias en la fase final.

El "bullpen" de los Yanquis hizo también su trabajo con Joba Chambelain y el dominicano Dámaso Marte que se combinaron para tres y dos "outs", respectivamente, hasta que el zurdo quisqueyano le dejó la pelota al cerrador estelar panameño Mariano Rivera para que fuese el que asegurase la victoria.

Rivera, que ganó la quinta Serie Mundial al igual que Pettitte, y el campo corto Derek Jeter y el receptor boricua Jorge Posada, sacó los últimos cuatro "outs" del partido, incluido el que aseguraba el título con Shane Victorino fuera en primera después de forzar una rola por tierra a la segunda base del dominicano Robinson Canó.

El gran derrotado iba a ser Martínez (0-2), el lanzador dominicano ganador de tres premios Cy Young, que de nuevo no pudo conseguir el gran triunfo que tanto buscaba ante los "terribles" fanáticos de los Yanquis.

Martínez lanzó cuatro entradas completas para espaciar sólo tres imparables, pero fueron súper productivos para los Yanquis, al convertirse en cuatro carreras limpias, dio dos bases por bolas y abanicó a cinco bateadores.

Después de nueve años de no haber ganado un "Clásico de Otoño", los Yanquis volvieron a ser el mejor equipo de las Grandes Ligas al mostrar todo el potencial que tienen en su plantilla plagada de estrellas y super millonarios que les cuestan al equipo la fortuna de más de 200 millones al año.

Pero esta vez si volvieron a compensar el gasto que hace el equipo, que incrementó su aureola de ser el que más títulos de campeón tiene dentro del deporte profesional mundial.

Dentro de Estados Unidos, sólo los Celtics de Boston, con 17 títulos dentro del baloncesto profesional de la NBA, le pueden hacer sombra.

Los Yanquis se pusieron con la ventaja en la parte baja de la segunda entrada al pegar sencillo el tercera base Alex Rodríguez para que llegase Matsui y con la cuenta en 3-2, sin "out", pegó su segundo jonrón de la Serie Mundial contra Martínez para el 2-0.

Martínez no perdió el control y con una doble matanza acabó la entrada sin mayor daño.

A diferencia de lo que sucedió en el segundo partido, el bateo de los Filis respondió de inmediato en el tercer episodio con un triple por el jardín central del receptor panameño Carlos Ruiz y el campo corto Jimmy Rollins pegó elevado de sacrificio por el derecho para el 2-1.

Pero de nuevo iba a hacer acto de presencia la sombra del Matsui con su bate oportuno y explosivo para que en la parte baja, con las bases llenas, pegase un sencillo por el jardín central que llevó hasta la registradora a Jeter y al guardabosques Johnny Damon para que pusiesen la pizarra en 4-1.

Ahí se acabó todo para Martínez (0-2) que vio como de nuevo Matsui, lo hizo en el segundo partido, le iba a romper el control de sus lanzamientos y ser su verdugo y el MVP de la Serie Mundial.

El primer base Mark Teixeira en la quinta entrada, ya sin Martínez en el montículo, había salido el relevista Chad Durbin, pegó sencillo impulsador para que anotase Jeter su segunda carrera del partido y abriese el racimo de tres que iban a conseguir, como no, de nuevo con Matsui de protagonista.

Matsui completó su noche estelar e histórica al pegar doble impulsador para que Teixeira y Rodríguez ante el delirio de los fanáticos de Nueva York, que ya se veían de nuevo campeones.

El jonrón de dos carreras del primera base Ryan Howard con Chase Utley en circulación había llegado ya demasiado tarde y aunque sirvió para sacar a Pettitte no impidió la derrota de los Filis, que esta vez lucharon, pero fueron superados por un rival mejor y más completo.

Los nuevos reyes de la Serie Mundial vuelven a ser los Bombarderos del Bronx y esta vez en su nuevo estadio del Yankee Stadium que inauguraron después de haberse gastado 1.500 millones de dólares en su construcción.

Anotaciones por entradas:

1 2 3 4 5 6 7 8 9 CA HI ER

- - - - - - - - - -- -- --

Filadelfia-Filis 0 0 1 0 0 2 0 0 0 3 6 0

Nueva York-Yanquis 0 2 2 0 3 0 0 0 x 7 8 0

PG: Andy Pettitte (2-0)

PP: Pedro Martínez (0-2)

SV: Ninguno

JRS: Filadelfia: Ryan Howard (1)

Nueva York-Yanquis: Hideki Matsui (3).