Público
Público

Yanukovich presiona a Tymoshenko a admitir la derrota en Ucrania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El líder de la oposición ucraniana, Viktor Yanukovich, presionó el lunes a su rival Yulia Tymoshenko a reconocer la derrota después de su ajustada victoria en unas elecciones presidenciales que podrían inclinar a la antigua república soviética de nuevo hacia Moscú.

Con un recuento del 98,4 por ciento de los votos, cifras oficiales dan al ex mecánico Yanukovich -cuyo partido es aliado de Rusia Unida, que tiene presencia en el Kremlin- un margen de 2,8 puntos porcentuales sobre la primera ministra Tymoshenko, lo que implica que ya no podría derrotarlo.

Tymoshenko, quien en 2004 llamó a sus partidarios a salir a las calles en protesta por una victoria de Yanukovich en unas elecciones consideradas fraudulentas, permaneció el lunes inusitadamente callada, posponiendo una conferencia de prensa prevista hasta el día siguiente.

Sus partidarios sostuvieron que hubo numerosas violaciones a la legislación electoral en la votación del domingo, segunda vuelta de las presidenciales, pero responsables electorales y observadores dijeron que no parecían ser faltas graves.

Los observadores internacionales, encabezados por la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), aprobaron la votación calificándola como una "demostración admirable" de la democracia y pidieron a los líderes políticos rivales que "escuchen el veredicto del pueblo".

La declaración de la OSCE fue casi equivalente a un llamamiento de la comunidad internacional a Tymoshenko para que acepte que la lucha terminó.

Responsables de la Comisión Central de Elecciones precisaron que probablemente los votos restantes por revisar aumenten levemente el margen de victoria de Yanukovich, pero el candidato ganador de la segunda vuelta aún afronta varios obstáculos desalentadores.

LOS MERCADOS REACCIONAN CON CAUTELA

Los inversores occidentales y la poderosa vecina Rusia reaccionaron cautelosamente, conscientes de que un período prolongado de incertidumbre podría afectar aún más a la debilitada economía del país.

Los inversores situaban a la deuda ucraniana entre las de mayor riesgo a nivel mundial, después de que la economía se contrajo cerca de un 15 por ciento el año pasado.

Andrew Wilson, un importante miembro del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, advirtió que la pequeña ventaja de Yanukovich podría ser impugnada por Tymoshenko. "La tentación estará allí para que (Tymoshenko) haga un pronunciamiento", dijo.

Menos de 600.000 votos separan a ambas partes, reflejando las profundas divisiones entre las áreas de influencia rusa del este y el sur, y las regiones del oeste y centro del país partidarias de Occidente. Además, más de un millón de electores escogió votar en contra de ambos candidatos, valiéndose de una opción incluida en la papeleta.

La campaña de Tymoshenko, alegando fraude, ofreció un recuento paralelo que muestra que derrotó con una leve ventaja a su rival.

Los resultados oficiales señalan un giro de la ex república soviética de 46 millones de habitantes de nuevo hacia Rusia, después de cinco años de luchas internas y una economía en desaceleración que convirtió la euforia de la Revolución Naranja en frustración y decepción.

No es muy probable que Yanukovich intente integrarse en la OTAN, un objetivo "naranja" que enfureció a la vecina Rusia.

Algunos analistas dijeron que dada la debilidad de la posición de Yanukovich, éste podría tratar de buscar un compromiso con Tymoshenko, un escenario en el cual ella debería aceptar la derrota a cambio de seguir como primera ministra.