Público
Público

Yemen suma once muertos más en la lucha entre opositores y gobierno

Los enfrentamientos, que comenzaron ayer en la capital y todavía continúan, son de una crudeza inusual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La violencia en Yemen ha escrito hoy un nuevo capítulo, con al menos once civiles muertos, entre ellos tres mujeres y dos niños, durante los enfrentamientos entre tropas gubernamentales y milicianos opositores en el barrio de Al Roda de Taiz, al sur de Saná.

Los enfrentamientos, que comenzaron ayer y todavía continúan, son de una crudeza inusual y en ellos las fuerzas de la oposición y la Guardia Republicana usan armamento pesado y lanzan proyectiles. Los cuerpos de las víctimas fueron trasladados al hospital de Al Roda, donde fueron atendidos los 18 heridos en los choques.

En Al Roda, el barrio donde se localizan los combates hoy, se escuchan constantes ráfagas de disparos y explosiones. El origen de los enfrentamientos es confuso, aunque ayer una fuente de seguridad explicó que el ataque de las fuerzas yemeníes comenzó en respuesta a la muerte de un miembro de la Guardia Republicana por disparos de la oposición.

Las fuerzas de la oposición y la Guardia Republicana usan armamento pesado

En el ataque de la víspera, las fuerzas del régimen de Saleh emplearon fuego de tanques y artillería para sofocar las protestas en la plaza Al Hurriya (La Libertad), mientras que en las calles aledañas se produjeron violentos enfrentamientos entre las tropas y los milicianos opositores.

Desde el pasado 27 de enero, Yemen vive una revuelta popular que pide la caída del régimen de Saleh, presidente desde la unificación entre el norte y el sur del país en 1990, aunque desde 1978 era el gobernante de Yemen del Norte.

La violencia en Yemen no encuentra respiro. El conflicto armado que sacude Yemen desde hace más de 40 años, por tensiones tribales y políticas, ha dividido en dos campos de batalla la capital del país. Las revueltas populares contra el régimen de Alí Abdalá Saleh han logrado conquistar una amplia zona de la ciudad, mientras el resto de la urbe permanece bajo control de los partidarios del presidente.