Público
Público

Yu Huafeng se convierte en el tercer periodista chino excarcelado en una semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El periodista Yu Huafeng, ex editor jefe del popular periódico chino "Nanfang Dushi Bao", ha sido excarcelado por las autoridades chinas tras haber cumplido cuatro años de cárcel de los 12 a los que había sido condenado por "corrupción", informó hoy Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Según su esposa, Xiang Li, Yu dejó la prisión de Panyu (cerca de la ciudad de Cantón, en el sur de China) a las 8 de la mañana del viernes (1.00 GMT) "y ya está en su casa, celebrando el Año Nuevo Lunar con su familia", dice RSF en un comunicado.

La liberación del periodista, condenado por corrupción en un juicio muy criticado por RSF y el colectivo de periodistas chinos, es la tercera de un informador en esta semana, después de que el pasado 5 de febrero se conociera la puesta en libertad del reportero hongkonés Ching Cheong y la de Li Changqing.

Según el comunicado de RSF, remitido a Efe, estas excarcelaciones "muestran claramente que las campañas de apoyo a los periodistas y ciberdisidentes encarcelados pueden tener éxito", por lo que la organización con sede en París pidió que las peticiones de liberación "aumenten antes de los Juegos Olímpicos" de Pekín.

RSF recordó que Yu dirigía "uno de los diarios más independientes e innovadores de China" y fue "víctima de una conspiración" por parte de las autoridades de la provincia de Cantón, donde se publica el diario.

Según la organización defensora de los periodistas, el gobierno cantonés "quería castigar al periódico por sus atrevidas informaciones, incluyendo una que reveló la muerte de un estudiante en una comisaría", que según algunos fue el verdadero detonante de la campaña contra la publicación.

El diario fue uno de los primeros periódicos que se atrevió en el 2003 a publicar informaciones sobre el brote de Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SRAG) mientras las autoridades locales intentaban ocultar la gravedad de una epidemia que causó la muerte de más de 800 personas en diversos países.

Yu y otro responsable del periódico, Li Minying, fueron detenidos en enero del 2004 y sentenciados, respectivamente, a 12 y 11 años de prisión por malversación y sobornos, aunque las penas fueron reducidas posteriormente a 8 y 6 años tras una apelación.

Otro responsable del diario, Cheng Yizhong, también detenido en el 2004, fue liberado ese mismo año sin recibir sentencia.

En el 2005, más de 2.300 periodistas chinos firmaron una petición de puesta en libertad de los dos condenados por considerar que los presuntos sobornos fueron en realidad pagos de incentivos a sus empleados después de que el diario lograra aumentar sus ingresos por publicidad.