Público
Público

Yunus anima a un millar de niños a cambiar el mundo y acabar con la pobreza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Más de un millar de estudiantes de primaria y secundaria se han reunido hoy en la Cúpula del Milenio de Valladolid para recibir a la reina y al Premio Nobel de la Paz Mohamed Yunus, quien les ha animado a aprovechar la capacidad con que cuenta su generación para hacer posible un mundo sin pobreza.

"Mirad lo que no os gusta del mundo actual y cambiadlo; no hay nada imposible", ha insistido Yunus tras exponerles su experiencia personal, desde que empezó a prestar pequeñas cantidades de dinero de su propio bolsillo a mujeres sin recursos en Bangla Desh hasta que se convirtió en el artífice de la revolución internacional del microcrédito.

El economista bangladeshí, que participa desde ayer junto a la reina en la V Cumbre Mundial del Microcrédito, ha tenido oportunidad de responder a las preguntas planteadas desde la tribuna por seis de estos niños, interesados en conocer cómo decidió dedicar su vida a las microfinanzas, si este instrumento ha logrado mejorar la vida de los pobres o por qué hay tanta pobreza en el mundo.

"Porque hemos creado un sistema que les impone la pobreza", ha comenzado Yunus su respuesta a esta última pregunta, antes de lamentar cómo, además, al buscar una mayor rentablidad de los beneficios, este sistema ha creado una sociedad compuesta por personas egoístas y ciegas ante la situación de los pobres.

Pero su discurso es siempre optimista y, en consecuencia, ha completado su reflexión con un llamamiento a los propios niños para que contribuyan en el futuro a crear "negocios sociales", como él hizo, antes de proclamar: "vuestra generación, con vuestra creatividad, va a cambiar el mundo, va a conseguir un mundo sin pobreza".

Ante distintas preguntas, Yunus ha relatado cómo cada vez que ve un niño viviendo en la calle piensa qué debe hacer para resolver su situación, ha asegurado que el microcrédito provoca grandes avances en la lucha contra la pobreza y ha explicado que el modesto Grameen Bank que él fundó en 1976 con su propio dinero presta ya 1.500 millones de dólares al año procedentes de sus propios depósitos.

"¿Y qué ocurre si alguien no puede devolver el dinero de un micropréstamo?", ha sido la última pregunta, que le ha planteado la estudiante de primaria Lucía Rodríguez.

Siempre sonriente, Yunus ha admitido que eso ocurre a menudo, porque la vida de los pobres está llena de enfermedades, incertidumbres y cambios inesperados, y ha precisado que, en esas circunstancias, su banco ofrece alternativas flexibles, que les permitan seguir disponiendo del dinero sin encarecer el préstamo.

Unos 1.100 estudiantes matriculados en 21 centros de educación primaria y secundaria de Valladolid y su provincia han participado en este encuentro con Yunus y la reina, que han sido recibidos en la Cúpula del Milenio por los niños con fuertes aplausos y han saludado personalmente a muchos de ellos antes de abandonar el recinto en medio de una gran algarabía.