Público
Público

Yunus apuesta por un sistema financiero real y no en "castillos en el aire"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El economista y premio Nobel de la Paz bangladeshí Muhammad Yunus apostó hoy en Tokio por refundar el sistema financiero mundial, para que se fundamente en la economía real y no en "castillos en el aire, basados en algo fantasioso".

El llamado "banquero de los pobres" declaró en una conferencia en el Club de Corresponsales Extranjeros de Tokio que la actual crisis económica abrirá el mundo a nuevas oportunidades y añadió que es necesario un nuevo concepto de negocios en el que los beneficios no sean la principal motivación, sino los fines sociales.

Yunus dijo que su proyecto de concesión de microcréditos a través del Banco Grameen, que fundó en 1983 y por el que obtuvo en 2006 el Premio Nobel de la Paz, ha cobrado más fuerza con la pérdida de confianza en el sistema bancario tradicional, incluso en los países desarrollados.

El bangladeshí se ha reunido con los grandes reguladores financieros de Estados Unidos y con el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, para obtener licencia y operar como prestamista con el fin de ayudar a familias estadounidenses en apuros.

Yunus aseguró que "es hora de rediseñar todo el sistema financiero, que ha demostrado funcionar sólo para los ricos", para que no excluya a nadie.

Este economista de 68 años recordó que el Banco Grameen concede préstamos a personas sin techo, aunque puntualizó que les no da limosna, sino que les exige un retorno y "un compromiso para que consigan cambiar su mundo".

Yunus se mostró esperanzado en el futuro de la banca y los negocios sociales debido a que la crisis traerá nuevas oportunidades y favorecerá el cambio de un "sistema que ha creado la pobreza" y que "se ha basado en el egoísmo".

El banco Grameen, que comenzó a operar en los años 80 para ayudar a las madres de una pequeña localidad bengalí, quiere ahora compartir sus experiencias en países desarrollados como EEUU, Italia, Francia o España, con el objetivo de extender la banca social.

En Italia, Grameen está a punto de asociarse con el banco Unicredit para abrir una representación, mientras en España las Cajas de Ahorro están adoptando los microcréditos como parte de su cartera de productos.

"Se ha demostrado lo frágil que es nuestro sistema y lo ineficaz que es para ayudar a las víctimas reales" de sus fallos, que, en su opinión, no tienen derecho a planes de rescate.

El fundador del banco Grameen dijo que la institución no se ha visto afectada por la crisis, pues "nuestro negocio está basado en la economía real".

El banco Grameen, con sede en Dacca, tiene un índice de morosidad de apenas el 0,4 por ciento y convierte a los mismos prestatarios en accionistas del banco y parte esencial de sus activos.

Para garantizar que el dinero consigue sus objetivos, el "banco de los pobres" otorga los créditos a las mujeres, el 97 por ciento de sus clientes, pues "el impacto en la familia se ha demostrado mucho mayor", según su fundador.