Público
Público

"Z32" o cómo unir documental, musical y conflicto israelí en la Mostra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cineasta israelí Avi Mograbi da un giro a su carrera como documentalista crítico para trasladar sus armas políticas habituales al género musical y obtener un impactante experimento, "Z32", que fue proyectado y ovacionado hoy en Venecia.

"Z32" cuenta en tono filme-entrevista las impresiones de un soldado de elite israelí después de haber matado a dos policías palestinos, aunque con puntuales desviaciones hasta el salón de la casa del director, donde, con orquesta incluida, interpreta canciones paródicas.

Avi Mograbi ejerce, entonces, de excesivo maestro de ceremonias de este cabaré casero en el que se lanzan los dardos en letras como "deja un hueco para la nariz y la boca para poder apreciar tu sonrisa" -en referencia a los pasamontañas usados por los soldados israelíes- y en el que la parcialidad nunca es un impedimento para el tono documental.

Pero, aunque no oculta en ningún momento su posición respecto a su entrevistado -ni siquiera al propio entrevistado-, el realizador insistió: "No quería perder en ningún momento la idea de que estaba entrevistando a una persona" y, por ello, para mantener su intimidad, convierte su rostro digitalmente en hasta tres modelos completamente diferentes.

Así, se introduce de manera moralmente arriesgada -"¿qué hago cantando sobre él en vez de denunciarlo?", se pregunta él mismo en una de las canciones- en la cotidianeidad del soldado, el que se despide de su novia diciendo que "tengo que ir a matar a seis palestinos" y se siente profesionalmente desaprovechado si no hay batalla que librar.

"Cuando estaba atacando, me veía desde fuera corriendo y actuando como un robot. Entonces se me dibujaba una sonrisa, supongo que por el 'subidón' de adrenalina", explica ante las cámaras, y añade: "Me decían que disparara a cualquiera que supusiera una amenaza, lo que para mí significa cualquier hombre de más de cinco años".

Mograbi crea el contraste al entrevistar al protagonista de este documental junto a su novia, ante la que confiesa: "Tengo miedo de que alguna persona a cuyo padre maté me reconozca por la calle y quiera vengarse", y a la que pregunta: "¿Entonces, me consideras un asesino?".

La complejidad está, entonces, servida en "Z32". "Con las canciones queríamos demostrar la incapacidad de esta realidad para convertirse en algo bello", explicó el director que, nacido en Tel Aviv en 1956, ha realizado documentales siempre en torno a la cuestión arabe-israelí, como "How I learned to overcome my fear and love Arik Sharon" (1997).

¿Y la efectividad? "El soldado ha visto la película y no sé si le ayudará a cambiar la visión de lo que hizo. Sólo sé que su pareja se rompió", aseguró Mograbi.