Público
Público

Zapatero admite que no es fácil que los sindicatos apoyen la reforma de pensiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, admitió hoy que no es fácil que la reforma de las pensiones cuente con el apoyo de los sindicatos, pero confió en que sí tenga el respaldo del PP, porque al país le interesa que en esa reforma esté el principal partido de la oposición.

En un encuentro con los periodistas en Tokio, Zapatero insistió en que su intención es que el proyecto de ley esté listo para finales de año, después de recibir el informe de la Comisión del Pacto de Toledo.

Hasta que no esté ese informe con las líneas generales de la reforma consensuadas en el Congreso, el Ejecutivo no concretará el periodo de cotización mínimo para calcular el pago de las pensiones.

Zapatero insistió así en que no está decidido elevar los actuales quince años a veinte, una cifra que el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, calificó en su día de "razonable".

El objetivo del Ejecutivo es intentar incorporar en el proyecto de ley la mayor parte posible del informe parlamentario del Pacto de Toledo y Zapatero recalcó que espera un esfuerzo responsable por parte del PP para garantizar que las pensiones de dentro de dos décadas sean dignas.

El presidente del Gobierno, que insistió en que la reforma es imprescindible, reconoció la dificultad de que cuente con el apoyo de los sindicatos, porque están obligados a defender sus intereses del día a día.

Sí confía en que los agentes sociales respalden la reforma de las políticas activas de empleo y de formación, que ya estudia un grupo de trabajo del Gobierno.

Ese grupo está analizando la eficiencia del actual sistema evaluando los recursos que se dedican y los resultados que se obtienen porque, en opinión de Zapatero, de todos los servicios públicos -desde la educación y la sanidad, hasta la seguridad-, es el que más necesita una reforma para lograr sus objetivos, es decir, que los desempleados encuentren un trabajo.

Los cambios no implicarán necesariamente más recursos porque, a juicio del presidente del gobierno, con la misma inversión se puede ser más eficaz.