Público
Público

Zapatero afirma que Europa no puede entenderse sin la huella ibérica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó hoy que Europa no puede entenderse sin la huella ibérica en el acto conmemorativo de los 25 años de la entrada en las comunidades europeas de España y Portugal.

Las dos naciones celebran este cumpleaños muy satisfechas, con la misma ilusión de entonces, agregó Zapatero, y "con conciencia de que compartimos problemas y desafíos pero también con la convicción de que unidos los vamos a superar".

El presidente del Ejecutivo español ha participado, junto a su homólogo luso, José Sócrates, y otras personalidades españolas, portuguesas y comunitarias, en la ceremonia conmemorativa celebrada en el Monasterio de los Jerónimos de Lisboa, desde la que siguen luego viaje a Madrid para asistir a otro acto en el Palacio de Oriente.

Zapatero pronunció un discurso en el que consideró la entrada de Portugal y España en la Comunidad Europea (CE) como un "acontecimiento decisivo" para la historia de ambas naciones y también para la de Europa.

"Este cuarto de siglo es sin duda el periodo de mayor estabilidad y prosperidad que españoles y portugueses hayamos conocido nunca", señaló al destacar que coincide además con la profundización y consolidación del proceso de construcción europea.

Para Zapatero, Europa "ha sido clave en la transformación" experimentada por los dos países y no solo por los recursos económicos que han recibido "sino sobre todo por el impacto modernizador que la pertenencia a Europa ha tenido en nuestras sociedades".

En ese sentido destacó la aceleración del cambio de mentalidad y de las estructuras políticas económicas y sociales registrada en Portugal y España y el "intenso esfuerzo de adaptación" que exigió a empresarios, agricultores, pescadores, maestros, investigadores o miembros de las fuerzas y cuerpos seguridad.

El presidente del Ejecutivo español expresó por ello su homenaje a toda una generación de españoles y de portuguesas "que hicieron realidad nuestra vocación histórica de ser plenamente europeos".

Zapatero evocó la afirmación de Jacques Delors, el ex presidente de la Comisión Europea, de que la CE era fruto no sólo de la historia y la necesidad sino también de la voluntad, y destacó precisamente "la firme voluntad" expresada por Portugal y España hace 25 años y su esfuerzo para proponer y compartir proyectos.

"Hemos aportado lo mejor de nosotros mismos al proceso de construcción europea", subrayó al glosar el papel de las naciones ibéricas en la defensa de las políticas de cohesión o el espacio de libertad, seguridad y justicia comunitario y hacer frente "a desafíos comunes como el terrorismo o la inmigración ilegal".

La ciudadanía europea, la política agrícola para conciliar la sostenibilidad de la economía con la social y medio ambiental, la política de pesca o el potencial de las regiones ultraperiféricas, fueron destacados también por Zapatero entre las iniciativas impulsadas por Lisboa y Madrid.

Portugal y España, agregó, han trabajado "codo con codo" para poner en marcha una política europea de desarrollo, impulsar las relaciones de la UE con América Latina, el continente africano y el Mediterráneo.

Zapatero destacó también la importancia que la pertenencia a la Unión Europea ha tenido para las relaciones bilaterales entre España y Portugal en las que "supuso un antes y un después".

"Hasta principios de los años 80 Portugal y España habíamos vivido de espaldas el uno al otro -señaló-, hoy y en buena medida gracias al vinculo comunitario, disfrutamos del periodo de mayor entendimiento y cooperación de toda nuestra historia".

España es actualmente el primer socio comercial y el primer inversor en Portugal y este país el tercer mercado de todo el mundo para los productos españoles y hay un turismo recíproco de casi tres millones de personas, recordó el presidente del Ejecutivo español.

Lisboa y Madrid han trabajado además "con ahínco" en la modernización de sus infraestructuras de comunicaciones y transportes y han celebrado ya 24 ediciones de las cumbres hispano-portuguesas de las que han salido, agregó, muchas iniciativas de cooperación económica, política y científica.

Ahora es el momento no solo de hacer balance del camino recorrido sino de mirar al futuro "con plena confianza en nuestra unión", concluyó Zapatero, que consideró "revalidado" el compromiso adquirido hace 25 años ante Europa "con la misma ilusión de entonces".