Público
Público

Zapatero anuncia que aprobará la reforma laboral el 16 de junio

Gobierno, sindicatos y patronal se muestran pesimistas en alcanzar un acuerdo antes de dicha fecha

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció este martes que el Consejo de Ministros aprobará la reforma laboral el próximo miércoles 16 de junio haya o no acuerdo con sindicatos y empresarios. La reunión se celebrará el miércoles porque ese jueves hay Consejo Europeo.

Zapatero, tras reunirse con el primer ministro de Pakistán en el Palacio de La Moncloa, destacó que la reforma laboral es 'necesaria' para ayudar a crear empleo, a reducir el paro, y a favorecer la contratación estable.

'El Gobierno tiene ya perfilado el contenido del reforma laboral', aseguró Zapatero, que añadió que ésta afectará 'a aspectos esenciales del mercado de trabajo', informa Gonzalo López Alba.

Zapatero ha asegurado que 'está muy difícil' alcanzar un acuerdo, pero que si en las próximas reuniones se alcanza, el contenido del mismo será el que apruebe el Consejo de Ministros.

Aunque ha reconocido que todas las cifras de paro son estacionales, ha considerado que la de mayo es un 'muy buen dato', ya que revela que hay más de 76.000 personas que han abandonado el desempleo y que las afiliaciones a la Seguridad Social se han incrementado en 115.000 de media.

'Es un dato esperanzador, y una buena reforma laboral contribuirá a que la esperanza del dato del paro de hoy se mantenga y profundice', ha insistido.

El Gobierno se reunirá de nuevo esta tarde con sindicatos y empresarios pero, según han apuntado fuentes del Ejecutivo, no tiene intención de presentar en el encuentro una nueva propuesta.

De todas formas, el Gobierno tiene pensar apurar las negociaciones hasta el último momento. El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, se ha dado de plazo como máximo 7 u 8 días para poder llegar a un acuerdo con los sindicatos UGT y CCOO y la patronal de los empresarios, CEOE.

El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, era pesimista: ahora es 'más que probable' que ésta salga adelante por decreto-ley. Ha añadido, no obstante, que ese decreto será 'razonable', por cuanto 'respetará derechos objetivos' logrados por los trabajadores y contribuirá a la implantación de 'nuevos modelos de relaciones laborales' que creen trabajo más estable.

Por su parte, los sindicatos, conscientes de las dificultades que atraviesan las negociaciones, han avisado al Gobierno que si aprueba la reforma laboral con un 'decretazo' convocarán una huelga general.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha recalcado que el proceso no depende 'de los plazos sino de la voluntad' y ha asegurado que UGT está haciendo un 'esfuerzo de aproximación' que debería tener 'cierta correspondencia' por parte de la patronal.

Su homólogo en CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha pedido al Gobierno que aproveche las reuniones que quedan de la mesa de reforma laboral para realizar 'propuestas menos ambiguas' y le demandó especialmente mayor implicación en el proceso negociador, así como que deje de enviar mensajes 'contradictorios'.

Como ya pasó con el paquete de medidas antidéficit, los pasos que seguiría el Gobierno serían primero aprobar por decreto-ley la reforma laboral y después llevarla a votación en el Congreso de los Diputados.

Contrato temporal
Limitaciones y plazos máximos
Para “racionalizar” el uso de los contratos temporales, el Gobierno propone impedir que se use esta modalidad para cubrir tareas propias de la actividad ordinaria de la empresa. Además, se plantea fijar plazos máximos de duración de los contratos por obra y servicio para evitar que se prolonguen “indefinidamente”; y fomentar los contratos fijos discontinuos para actividades cíclicas, “sin afectar a la actual protección por desempleo” de esta tipología contractual.

Contrato indefinido
33 días por despido para los nuevos contratos
Respecto a la contratación indefinida, el Gobierno quiere “ampliar las posibilidades de utilización del contrato de fomento” para los nuevos contratados. Esta modalidad ofrece 33 días de indemnización por año trabajado en caso de despido, en lugar de los 45 habituales y, aunque existe desde 1997, “ha ido cayendo en desuso”. Además, se propone adoptar el ‘modelo austríaco’ para “incrementar la estabilidad en el empleo y fomentar una movilidad más sana”. Este sistema consiste en un fondo creado por las empresas para cada trabajador que se abona en caso de despido; el empleado puede llevarse a su nuevo puesto de trabajo la cantidad no consumida del fondo que ha ido acumulando a lo largo de su vida laboral. Por último, con “carácter transitorio y excepcional”, se ofrece “la exención de una parte de los costes extintivos de los despidos colectivos y objetivos” ante la actual crisis económica.

Contrato parcial
Prohibición de horas extra
Para impulsar la contratación a tiempo parcial, se propone eliminar la posibilidad de trabajar horas extra (salvo si existe un “preaviso mínimo a determinar”) en esta modalidad.

Empleo juvenil
Hasta 24 años
Para fomentar el empleo juvenil (es el colectivo más castigado por el paro), se plantea ampliar a 24 años (ahora está en 21) la edad máxima los contratos de formación. Otras propuestas son el impulso a los orientadores especializados en la inserción laboral de los jóvenes, los cursos y las prácticas no laborales a cambio de una beca mensual (y de una compensación para las empresas). Siempre respetando la “paridad de sexos”.

Servicios de empleo
'Refuerzo' del Inem y más peso para las ETT
La principal propuesta es la de suprimir las “restricciones” a la actuación de las empresas de trabajo temporal (ETT). Además, se propone “mantener, al menos en los dos próximos años”, la contratación de orientadores laborales en los Servicios Públicos de Empleo (SPE); y fomentar la realización de itinerarios laborales personalizados a través de convenios con los SPE autonómicos.

Bonificaciones
Prioridad en la contratación juvenil
Dado que la actual “universalidad” del sistema de bonificaciones a la contratación indefinida “no resulta eficiente”, Trabajo propone concentrar estos incentivos en los dos colectivos más afectados por el paro: los jóvenes de 16 a 30 años con “especiales problemas de empleabilidad” y los parados de larga duración con más de 45 años. “La cuantía de la bonificación debería ser mayor cuando los contratos indefinidos se realizaran con mujeres”, señala la propuesta. Por último, se plantea mantener las actuales bonificaciones para discapacitados, víctimas de violencia de género, empresas de inserción y personas en situación de exclusión social, sectores afectados por la globalización, autónomos y mayores de 59 años.

‘Contrato alemán’
Menos jornada para evitar despidos
Para evitar la proliferación de expedientes de regulación de empleo (ERE), Trabajo propone que se dé a las empresas la opción de sustituir esos despidos masivos por expedientes de regulación temporal de empleo basados en la reducción de jornada. Es el conocido como ‘contrato alemán’, que ofrece subsidios a las compañías para que opten por reducir el tiempo de trabajo en lugar de recurrir al despido. El empleado que se acoja a esta modalidad, por su parte, cobrará su sueldo íntegro por las horas que trabaje y el 70% del paro que le corresponda por esas horas no trabajadas.